12/1/10

Eduardo


Te amo desde el primer laconio mirar

Abismo y océano en edén de tus ojos.

Desde el primer beso en fruto de tus labios a negro anochecer.

Desde el primer roce a oasis de piel.

Te amo con cada adicionada lágrima

De tumultuosa sagacidad.

Con cada cálido suspiro al pasmar

Ámbar de rojo amanecer en acogedores brazos

De tu estimada figura de obstinado recinto.

Profundos sentimientos de amor que tú me inspiras...

Y así, dispersando las lunas de mi amor, relato esto por ti,

Lagunas de mi ambiguo mirar.

Porque cada frágil segundo a tu lado y presencia

Me devuelven la semblante razón de vida,

De infinita existencia.

Aprecio mi vida porque en ella ¡solo tú existes!

Dentro del eterno sabor de tus labios

Mi inocua alma se refugia en ellos,

Victima a cadena de tu torrente amor,

Ternura de afable corazón.

Sensación de escuchar tu voz entre atroces susurros

Entre odiseas palabras de mi dulce llegar

Al escucharte emergente, sobre un ultimo mirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escríbeme un mensaje, verso o comentario aquí.