12/1/10

Sangre en los labios

He aquí esta noche codicio el vivir

y sonar de mis mas injuriosos sueños…

El despiadado origen de esta ardiente noche

Ha renacido en el seno de la afable lobreguez

Y durante largas y noctambulas lunas despierto efímera

En rastreo de mi venerable y sutil presa.

Mis nublosas alas revolotean

En destino de la torre mas alta del caballero mas dulce de la aldea…

Y mi cuerpo emerge a su ventana amenazándolo…

Asfixiándolo acaricio aludidamente su cuello con mis aguzados colmillos…

Me sumerjo en su frágil piel de seda,

Restregándome por su sangre a beber

Y terminando con mí insaciable sed, vocifero de placer.

Dejo hundir mi débil victima por los suelos de marfil

Y escapo a luz de alba.

El anochecer no se ahogara hasta agotar mi sed,

Mi insaciable necesidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escríbeme un mensaje, verso o comentario aquí.