12/12/10

Prófuga Vanidad


Gotas de sal

Aquellas sus lagrimas de cristal,

Sus ojos lagrimosos

Navegaban ahogados entre sollozos

Aquella mujer, enamorada permanecía

De un reflejo a quien contemplaba cada día.

Entre montones de espejos, 

Ya su sentir por si misma

No era más que un común complejo,

Narcisista solo era ella,

Y su deseo fue ser la más bella,

Su corazón negro era, como frio veneno

Oculto bajo la mascara de sus senos…

La vista deseaba ella conquistar

Más solo a los caballeros lograba alejar,

Maldita aquella su vanidad

Pues fue aquella su más dura realidad…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escríbeme un mensaje, verso o comentario aquí.