21/1/11

Un cigarrillo


Un cigarrillo entre los dedos
Que se consume en medio del beso vicioso
que se oculta entre sus labios,
labios que se niegan a hablar de la muerte
que le consume día a día
y se pasea entre sus pulmones
 un poco agrietados por los años.

Y entre sus cien enredos mentales, 
solitaria pronuncia para sí, verso por verso
Y frase por frase el poema
que abre paso a su despedida.

Y con un cigarrillo entre los dedos,
Una cascada de humo negro
frente a sus ojos se desvanece.
Fría mujer del rostro cubierto de niebla,
Que entre sus labios rojos posee el beso de la nicotina,
Aquella la mujer de los ojos abismales
Que naufraga entre sus propios estragos de locura…

Mujer de sombra fantasmal 
Que suspira tabaco y nubes de oscuridad, 
Saborea hoy el dulce dolor sabor de la morfina
que se derrama entre tragos de anestecia 
Y desvelos de nicotina a medio morir…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario...