25/5/11

Sin número ni señal alguna



Osculos del infierno
cual beso venenoso de la tiniebla
que entre la laguna de sus ojos negros
me sonríe hoy el creciente anochecer de su mirar.
Retumbante es mi voz entre el cántico de los demonios
que  de rotos lagrimales
se niegan ellos a vidrosas lagrimas derramar.
Oh luna de plata, Luna de cristal,
que entre aperladas estrellas
alumbras tú mi caminar
pues yo soy forastera,
De la vida una simple pasajera
que entre suspiros de fuego
me disuelvo ya en sus laberintos eternos.
Soy leon de caceria, un felino atrapado sin salida,
Esta es  tan solo la verdad, la unica realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escríbeme un mensaje, verso o comentario aquí.