6/11/12

La oscuridad de los iluminados


Existe una sombra que acecha entre cada rincón de tu alma,
sofocándote, obligándote a colocar mal cada movimiento,
 cada frase y cada pensamiento,
 una sombra que más que acompañarte en tu soledad,
te derrumba pues vive dentro de ti,
cual parásito hambriento, alimentándose del miedo,
de tu pobre incertidumbre.

... Sombra, sombra que te tortura día con día... 
Ya la luz regresará y pronto lo verás,
pues hay tantos como tu por ahí, sufriendo la ignorancia,
ansiando la sabiduría, el poder de tantos otros,
pero bajo la llama de la verdad
 iluminados sólo pocos lo serán, 
y de la oscuridad ya por fin sus mentes engañadas
del vacío como a sanguijuelas arrancarán
y bajo la oscuridad tan sólo los más débiles 
hasta la muerte ahí permanecerán.

Con el invierno hasta los huesos

Desperté en medio del nudo de un frío amancer,
Con los recuerdos quemándome el alma,
deseando ver tu rostro una vez más asomándose
 Entre mis sábanas blancas,
Añorando sentir el calor de tus brazos rodeando
El helar de mi piel pálida y friolenta...

Desperté en medio de deseos llenos de nosotros,
y yo, como una loca queriendo hacerlos reales
aún sabiendo que tú no estás aquí...

Te extraño tanto entre cada luna que pasa
y me doy cuenta de que con los tiernos recuerdos,
por ahora me tendré que conformar.

Me tientan mis caprichos de querer buscarte
 pero tanto temo despertarte del más profundo de tus sueños
pues cuando más cerca te deseo es durante las noches,
ya que es cuando más sola me encuentro
y más detesto tu ausencia,
deseándote aquí, a ti y a tus brazos
que me entibian en este maldito invierno
que me llega hasta los huesos...

No creo que nadie más en el mundo
pueda saber cómo es que todo esto se siente,
No como lo siento yo, no como te quiero a ti...
Se trata de un sentimiento tan diferente a muchos otros,
y es que... Extraño tanto a todo aquello
 que formaba simplemente un "nosotros"...

27/10/12

Crédulos y débiles

Una melodía con un son apagado,
 un cielo azul con estrellas artificiales, 
un pueblo en absoluto silencio, 
seres mortales vendiendo sus almas 
al hombre de las tinieblas,
soportándolo todo bajo ningún precio en realidad... 
Espirales de sal que del suelo nacen 
y como bocas gigantes se devoran a sus presas más humanas,
 y ellos alucinan y creen en todo lo que ven
 mientras las bocas hambrientas los sumerge más profundo
y los ahoga entre el ácido venenoso 
que se escurre de sus entrañas,
Alimentándose así de su infinita ignorancia, del miedo
y de todo eso que como aves carroñeras murmuran.


26/10/12

Tan cerca y tan lejos

Hoy cuelgo bajo el hilo frágil de tus palabras una vez más, 
pretendiendo dormir en medio del silencio de las estrellas,
 aun sabiendo que de mis sueños al despertar, tú te marcharás.
 Deseo desaparecer contigo y volvernos una sola realidad,
siendo tú mi sol y yo tu luna blanca.
Estamos tan lejos, irreversiblemente separados
pero tan unidos por un lazo que tan sólo nosotros hoy vemos.
vivímos entre un cosmos de amor que nos abraza día con día,
y nos invita a continuar hasta el siguiente capítulo.
Tú y yo somos sólo un par de fantasmas enamorados
que se encontraron aún sin buscarse, 
somos dos almas con el corazón a punto de estallar
y nos extrañamos tal como la sed al agua,
somos dinamita, pero también somos lo opuesto a este fuego 
que arde sobre las viejas cenizas; 

Tú y yo, bailamos en medio de un viento enfurecido
y enredamos nuestros cuerpos, consumiendo nuestros labios.
Me quedé sin palabras por tanto tiempo 
que hoy tan sólo me queda regalarte mi dulce prosa, 
mis versos más largos y mis gritos más desesperados 
que se refugiaron por tanto tiempo para no salir a la luz,
 para no quemarse cual vampiros bajo el sol. 

Los pensamientos hoy en mí se derraman 
como cascadas mentales de palabras, 
Haciendo de nosotros un libro de cuentos y poemas. 
Esto soy yo, esto es lo que somos ahora, 
una carta de amor sin final,
el nudo de nuestra historia,
 el amor en medio de la guerra, somos uno mismo,
aun estando tan cerca y a la misma vez tan lejos...

3/10/12

Lo que tu me haces


"Me haces volar sin tener alas,
tú me haces soñar sin estar dormida,
imaginando lo que habría en una realidad a tu lado.
Me haces mirar el camino más claro,
aun con las luces apagadas,
tú me inspiras seguir hacia adelante
 y no regresar más hacia atrás,
me haces amarte apenas haciendo nada,
haciendo de ti un dulce "todo" para mí...
Eres mi veneno, más también tú eres mi dulce antidoto.

24/9/12

Sin respuesta alguna

Te vuelves tan misterioso bajo la sombra de la luna,
bajo la luz echizante de la noche.
Me tienes en duda, tú me tienes bajo capricho,
pero finalmente, me tienes.
Tú me tienes como nadie nunca me ha tenido...
Pero estamos en riesgo, nuestros lazos corren entre el fuego,
atraviesan con fuerza los volcanes de la soledad
 y se atormentan con el perfume asfixiante de las tinieblas.
Nuestros lazos sobreviven y danzan desfilando con las estrellas,
No hay nada que nos derrumbe o nos obligue a caer,
Tan sólo somos nuestros propios enemigos
formando infinitos con nuestros brazos,
Uniendo nuestros labios y pronunciando fé,
Dejándo al son de nuestra suerte lo que nos queda por venir.
Somos fuertes, pero también somos frágiles,
Estamos cerca, pero a la vez tan lejos,
Somos dos humanos en peligro de extinción,
Somos hijos de la ironía,
 seres abrazados de nuestra propia incertidumbre

Y ¿Que sucederá...?
Tan solo sé que, mi lazo atado al tuyo hoy está.

11/9/12

Impredecible


Hay niebla esparcida sobre el camino
que nos lleva a este futuro tan incierto,
refugiándonos en absoluta incertidumbre,
cubriendo nuestros ojos de un telón negro
para prohibirnos ver lo que está por venir,
 y tú gritas en son de desesperación,
 con la mirada clavada en el cielo,
esperando a que llegue el momento de la verdad,
persiguiendo estrellas fugaces
que no te llevan a ninguna parte,
y se mueven como luces que bailan libres
pero se apagan una vez que están cansadas.
Tan sólo me resta decir que aquello que queda por venir,
será otra razón más por la cual
nuestro destino deberemos perseguir.

3/9/12

Eres tú, siempre tú

Antes de conocerte jamás pensé que alguna vez me enamoraría del color negro que vive entre tus ojos ni me imaginé que el sonido más dulce que escucharía sería el timbre de tu voz pronunciando mi nombre a tu llegada. No sabes de la tantísima adrenalina que mi cuerpo siente cada vez que mi piel se encuentra con la tuya. Yo viví tanto tiempo creyendo que estaba completa que cuando te conocí, me di cuenta de que estaba a la mitad y esa otra mitad que yo creía inexistente, estaba justo en ti. Tú completaste la pieza faltante de mi rompecabezas con sólo una mirada, con solo un beso, con sólo ser lo que hoy eres.
Nunca antes había imaginado lo bello que sería compartirle mi mundo entero a alguien como tú, y es que aún no logro descubrir qué fue lo que me enamoró de ti, pudiendo ser tantas cosas desde tu forma de mirarme, hasta tu manera de enredar tus brazos alrededor de mi cintura o esa forma tan tuya de hacerme sentir a salvo aun cuando todo se derrumba a mi alrededor. Me cuesta tanto imaginarme un universo sin ti, más ahora que mi mundo lo completaste tú. Lo único que se hoy, es que eres todo eso que amo y que entre mis noches de insomnio también deseo tener más cerca...

30/8/12

Fantasmas

Tú y yo jugamos a extrañarnos como dos fantasmas 
perdidos en medio del universo y de la nada,  
buscando tan sólo lo que solía ser nuestro, 
un amor puro y verdadero 
que viaja entre la gravedad cero.

25/8/12

El sueño del libro en la botella

Eran las 12 de la noche de un agosto en el que no podía conciliar el sueño y permanecí despierta durante horas hasta que una ola de cansancio profundo me atrapó y por fin logré quedarme dormida.
Comencé a soñar; Me encontraba usando un vestido rosa de flores, llevaba mi cabello suelto y a la altura de los hombros. En el sueño yo tenía 6 años de edad.
Me encontraba caminando en medio de un campo lleno de margaritas y otras flores que con las puntas de mis dedos yo acariciaba a lo largo del camino hasta que de pronto me percaté de que a lo lejos había algo que parecía ser una luz que brillaba muy fuerte y yo no me resistí a la curiosidad y sin pensarlo dos veces, seguí a esa luz que me obligaba a mirarla más de cerca. Al ir acercándome me di cuenta de que lo que veía no era una luz sino el reflejo del sol contra una botella gigante tirada sobre el suelo que dentro de sí contenía una casa blanca en forma de barco...
Era extraño pero de alguna forma, todo en mi sueño me parecía tan normal, así que fui hacia donde se encontraba la tapa de la botella que también era de cristal y tenía forma de perla, yo la jalé con fuerza hacia a mí  y de pronto al lograr sacarla me caí bruscamente sobre el jardín.
Me levanté, sacudí mi vestido y me quité los restos de zacate del cabello, dejé la tapa de la botella a un lado y me adentré en la botella. Miré por la ventana de la casa-barco para asegurarme de que no había nadie adentro y lo único que pude ver fue un sofá azul con patas de madera oscura, arrinconado en las paredes de la casa y debajo de él se encontraba un tapete de colores que tenía un borde rectangular que sobresalía del piso, lo cual me llamó muchísimo la atención y decidí pasar sin mirar más allá de la habitación.
Giré la perilla y para mi sorpresa estaba cerrada. Suspiré a mi decepción y decidí regresar al campo, pero de pronto, al momento de dirigirme hacia la salida, tropecé con algo que al resbalarse tenía un sonido metálico en el suelo, miré hacia abajo y era una llave, se veía vieja y muy similar a las que se usaban en las epocas medievales. La tomé y me ensució la piel de óxido. No me importó y la probé en la perilla, la cual finalmente se abrió después de todo.
Entré y dejé la puerta abierta, miré la habitación y me percaté de que todo lo que había dentro además del sofá y el tapete misterioso era un estante de libros viejos y empolvados y una pequeña maqueta de barcos con marineritos de porcelana, todos vestidos de traje como si fueran soldaditos.
Me dirigí sin más hacia el tapete para averiguar lo que había debajo de él. Lo quité y debajo estaba un libro de color azul con unas lineas horizontales de color dorado que adornaban ambas pastas. Abrí el libro y algunas de las paginas se despegaron, el libro era realmente viejo. Comencé a leer las primeras paginas y noté que se trataba de un cuento para niños, trataba de piratas, barcos y tesoros. Yo sólo era una niña en aquél sueño por lo que quería ver imagenes o dibujos plasmados en ese libro que estaba ahogado en nada más que letras, así que le di vuelta a las paginas hasta que llegué a una que tenía un dibujo de una botella de champagne con un barco blanco de madera adentro, el barco lucía tal como en el que ahora yo estaba adentro, la "casa-barco" que descubrí en medio de la nada.
-Ohh- Dije sorprendida. -Entonces de aquí tomaron la grandiosa idea de construir una casa-barco dentro de una botella...-.
Debajo de la imagen venían unas líneas escritas las cuales decían "Quien sigue su destino, encuentra su camino, quien encuentra su camino es capaz de manipular su felicidad". Estaban escritas a mano con tinta negra, no lo analicé mucho pero por un momento aquellas líneas me recordaron a una frase que mi abuelo Alonso le decía a mi madre siempre que venían tiempos difíciles... Entonces quise guardar el libro para mostrarselo al abuelo después, pero de pronto, cuando bajé la mirada, me percaté de que en el piso de madera, justo donde yacía el libro y el tapete de colores, estaba una puerta, de esas que te dirigen a un sótano.
Abrí la pequeña puerta y miré hacia dentro, todo estaba oscuro así que intenté buscar un interruptor de luz, mas no encontré nada, entonces pensé en buscar en la casa alguna linterna para lograr alumbrar lo que sea que había ahí dentro.
Me dirigí a toda prisa hasta el estante de libros y en el momento en que iba a revisar si había algo oculto, por accidente tiré uno de los libros, el cual al caerse se abrió y para mi sorpresa, en realidad no era un libro como yo esperaba, sino una caja con la forma de un libro para engañar a los ojos de quien lo mirara. Abrí la caja y dentro contenía un par de puros, un encendedor metálico muy elegante y una fotografía de un hombre de la marina que lucía muy apuesto, la miré tan sólo por un instante y la devolví. Tomé el encendedor, dejé la caja-libro en su lugar y me volví a la puerta del sótano. Alumbré lo más que pude pero yo era muy torpe y al terminar de bajar las escaleras no me percaté de que en el piso había muchas cosas tiradas de las cuales una de ellas me hizo caer al suelo con el encendedor en la mano y este al llegar al suelo arrasó con todo lo que ahí había, encendiendo una llamarada naranja sobre todas hojas viejas y arrugadas que estaban sobre el piso de madera. Me asusté y miré cómo el fuego comenzaba a recorrer poco a poco toda la habitación por lo que sin pensarlo corrí de nuevo hacia las escaleras y subí rápidamente. Al llegar a la habitación de arriba me di cuenta de que por poco las flamas me quemaban también a mí ahí dentro. Cerré la puerta del sótano.
 -¡Qué torpe!- Me dije, y pronto recordé que en uno de los campamentos a los que asistí nos habían enseñado que la madera era un producto flamable, algo que se podía quemar y consumir en poco tiempo, sabía que pronto las llamaradas llegarían a la puerta del sótano y también al piso de la habitación el cual era el techo del mismo, así que decidí salir de la casa en la botella, no sin el libro  azul que había encontrado bajo el tapete.
Cerré la casa y con ello también la botella y corrí lo más lejos que pude. De pronto ya no pude más y me cansé, me tiré al jardín y de lejos pude observar que la botella comenzaba a tomar un color rojo vivo, las llamaradas ya habían consumido a la casa-barco y ahora estaban a punto de hacer estallar a la botella. Me contuve y cerré los ojos. Después a lo lejos escuché un fuerte estallido, la botella se había roto gracias al calor excesivo del fuego. El campo comenzaba a incendiarse de una parte y yo comenzaba a llorar, no podía creer la tragedia que acababa de cometer por un simple accidente producto de mi torpeza.
Al sonar de mi llanto, un estruendo que provenía del cielo acompañado de algunos rayos que parecían arañar las nubes me seguía el timbre como en un coro macabro.
Parecía que un ángel desde allá arriba quería ayudarme, a mí y al campo de flores en peligro de morir incendiados. Las gotas de la lluvia de ligeras pasaron a ser gruesas y cargadas. Pronto el incendio se detuvo y yo no hice más que quedarme anonadada mirando hacia los pedazos de la botella rota que desde lejos se podían apreciar.
Pensé en dirigirme hacia la ahora botella rota pero antes de que pudiera dar un paso hacia adelante, justo detrás de mí sonó un teléfono.
¿Qué? ¿Cómo es que podía un teléfono sonar en medio de donde no había electricidad ni mucho menos señal?
Me di la vuelta y tomé el teléfono. Respondí a la línea y al otro lado sólo se escuchaba una voz que me decia "Hiciste lo correcto".
¿Lo correcto?. -Le pregunté.
¿Podía ser a caso lo correcto incendiar la casa de alguien desconocido, en medio de la nada y después salir corriendo acobardada de mis actos?
Se escuchaba la respiración de la persona que me hablaba del otro lado de la línea, pero no respondió a mi pregunta. De pronto la línea se cortó y cuando quise colgar de nuevo el teléfono, este desapareció... Miré hacia el suelo, intentando buscar el cordón del teléfono, pero ya no había nada y justo cuando mire hacia arriba, la tormenta había terminado y parecía que el cielo hubiera vuelto a nacer, pues se veía rojizo y dorado a su vez, miré hacia donde los pedazos de la botella yacían antes y ahora no había más que un árbol que como frutos daba flores, fui hasta a él. Lo miré, lo aprecié y con mucha incertidumbre intenté encontrar los pedazos de vidrio que antes estaban ahí, pero ya no había ni rastro ni pista de las cenizas de la casa.
Me senté junto al árbol y me recargué de espaldas sobre él hasta quedarme dormida. Fue entonces que pasado un rato desperté, otra vez con mis casi 19 años, postrada sobre el colchón de mi cama y mirando hacia la ventana. Comenzaba a amanecer, la luz del sol me lastimaba los ojos, así que me levanté para cerrar las cortinas.
Cuando volví a la cama y recosté mi cabeza sobre la almohada, sentí algo duro debajo de ella y cuando me levanté para ver de que se trataba me di cuenta de que era el libro azul que en mi sueño hurté de la botella. Lo abrí y busqué la página donde se encontraba la casa-barco dibujada. Ya no estaba. En su lugar ahora se encontraba el arbol de flores en el que me quedé dormida, con mi figura de niña dibujada en el centro. Suspiré y guardé el libro en mi caja fuerte, pero justo cuando la cerré, todo volvió a comenzar y me encontré de nuevo en el campo de flores, pero esta vez con mi actual edad, aunque aún con el mismo vestido.
Al final del campo se encontraban unas paredes blancas con todos los retratos de las personas a las que yo amo, simbolizando a la más amada por el retrato más grande de todos... Cuando intenté tocar a uno de los retratos, una fuerza inexplicable me absorvió hacia el centro del cuadro y adentro no había más que recuerdos de lo que alguna vez viví con aquellas personas, recuerdos que siempre en mi vida había deseado revivir, entonces desperté.

Fin del sueño.



14/8/12

Mente abierta

Me resguardé sobre el jardín del parque de una ciudad cualquiera esperando a que nadie me encontrara  tan sólo para que por un instante pudiera estar sola.
Me recosté sobre el pasto húmedo del parque, apoyando mis pies sobre una roca y descansando mi cabeza sobre mi sueter. Acababa de llover y de la lluvia era de lo único que en esos momentos no me quería esconder pues era la única compañía que deseaba cerca. Medité por unos minutos y repasé todo eso que estaba haciendo mal en mi vida, en realidad no necesitaba pensar demasiado para poder hacer nota mental de mis errores, pero ¿Y quién no había cometido errores antes? Pues se necesita ser estúpido por mucho tiempo para poder ser sabio algún día. Los errores cometidos me han hecho ser quien soy, que perfecta o imperfecta ¿Qué más da? Tan sólo necesitaba estar sola para darme cuenta de todo eso que muy dentro de mí estaba pasando. Sobrepensé la situación un rato hasta que me quedé dormida y como en un sueño de pronto un  camaleón gigante apareció frente a mí y así sin más se tragó con su larga lengua a todo mi presente, donde ahora de "mujer" yo pasaba a ser de nuevo una simple niña, convirtiéndome en todo lo que antes fui, para  poder apreciar lo que ahora soy. El camaleón enorme me aprisionaba  dentro de lo que parecía un rollo rosado y baboso que presumía ser su lengua y yo tan sólo quería que él me soltara para dejarme ser de nuevo libre, pero se resistía a hacerlo y más fuerte me apretaba hacia él, tanto que mi cabeza no resistió y de pronto estalló y todo se convirtió en un salpicadero de recuerdos que parecían caer sobre el húmedo pasto, como el agua que sale de una fuente. Mis recuerdos se veían tal como fotografías con movimiento, esparcidas por doquier, y cada fotografía parecía ser sacada de una película, la película de mi vida.
 Recogí del jardín a cada uno de los recuerdos y los metí en los bolsillos de mi pantalón... De pronto, comencé a ver una luz muy brillante que provenía de... Bueno, esto es muy extraño porque... ¡Mi cabeza ahora era una bombilla eléctrica! Tenía tantas ideas en mente que mi cabeza se había convertido en un foco muy luminoso, y pensé en que, al menos ahora podría mirar más claro el camino. 
La noche comenzaba a nacer y el camaleón de antes, seguía ahí, y que por alguna razón no dejaba de mirarme pero tampoco me dejaba escapar, y yo sin darle casi ninguna importancia, comencé a escribir en mi libreta todas las historias que se me ocurrían en el momento... Mi mente se fue lejos, tan lejos que ahora sólo me restaba dejarme llevar por la imaginación, pero de pronto, en un minuto de silencio absoluto, una llamarada de 7 colores atravesó la roca donde mis pies se apoyaban, impulsándose desde ahí hasta donde mi cabeza inquieta reposaba. No sabía ahora si mi cabeza de foco era lo que brillaba tanto o lo era el arcoíris de luces que posaba alegre sobre mí. Por un instante dejé de sobrepensar y por fin pude apreciar lo que en realidad tenía: La luz en mi cabeza era la solución a mis problemas pues sólo hace falta pensar un poco para iluminarme el camino. El camaleón gigante era mi conciencia y el arcoíris de luces anunciaba mi propia evolución... Me levanté del jardín y me fui a casa, el arcoíris me seguía a cualquier parte, fue como me di cuenta de que el camino a la evolución interior no la encontramos en una cosa o en alguna persona que amemos sino en nosotros mismos.
Mis recuerdos ahora estaban en mis bolsillos y no en mi cabeza, de esta forma pude apreciar que los recuerdos no son más que pasado, un pasado bello o quizá infernal pero que finalmente no deja de ser un pasado con experiencia aprendida y que mi presente está aquí y yo debo vivirlo, apreciarlo, sentirlo, pues si logro vivirlo plenamente, podré iluminar también mi futuro, como la bombilla eléctrica de esta metáfora, y me guiará hacia la luz mientras cruzo por cualquier camino oscuro.
Es así como con este diálogo interno que me llevó a soñar, me hizo comprender muchas cosas que ayer no hacía más que ignorar.

Lo que una mujer no dice

Cuando una mujer ama demasiado, pierde la cabeza...
Cuando una mujer ama poco o casi nada, pierde el corazón,
Cuando una mujer dice lo que siente, es sincera y a morir...
Cuando ella calla lo que piensa, se vuelve mentirosa
se vuelve escandalosa y tan sólo frágil por dentro.
Cuando una mujer te regala lo que a otros les niega,
Ella te ama con completa sinceridad.
Cuando una mujer se resguarda sobre tu hombro, 
es porque confía en ti.
Cuando una mujer se hunde en el silencio
y te pide que no hables más,
tan sólo acompáñala en su silencio
que ahora también es tuyo.

Cuando una mujer se enamora, 
el tiempo se desvanece y fluye veloz...
Cuando una mujer está herida,
tan sólo dale un poco de tu cariño 
y todo lo demás quedará sobrando.
Cuando una mujer se siente sola, 
es porque te necesita...
Cuando una mujer ríe contigo, 
es porque a tu lado es muy feliz.
Cuando una mujer enamorada
te dice que tú estás hecho para ella
es porque eres al único que ama en su vida
y cuando una mujer te escribe algo como esto,
es porque ella está pensando en ti en estos momentos
y tan sólo quiere que la escuches.
Todo esto, es lo que una mujer no dice,
pero cada día lo siente como a flor de piel.

No entiendes

Tú no me entiendes,
No entiendes el silencio de mi voz,
ni los suspiros que se deslizan por mis labios
cuando intento explicarte lo que por dentro siento. 
Tú no piensas como yo,
no entiendes mis gritos ni mis susurros,
no entiendes porqué me resguardo entre tantos secretos
ni tampoco lo que oculto cuando lejos sueño...
Tú dices que puedes entenderme cada vez 
que de mi garganta nace una voz triste o furiosa,
pero cuando esta amenaza a tus oídos con sollozos 
no haces más que sumergirte en su timbre desesperado,
ignorando por completo lo que trato de decirte.

Tú dices que me entiendes cada vez que me miras a los ojos,
Pero...
¿Tienes idea acaso de lo mucho
por lo que estos ojos alguna vez han llorado?
¿Tienes una mínima idea del porqué soy como soy?

No madre, no la tienes, porque no sabes lo suficiente de mí,
no has pasado por lo mismo que yo pasé alguna vez,
no tienes idea de todo lo que
 he sentido en tan sólo un instante,
de lo que he pensado o hasta de lo que he hecho,
es por eso que tú no puedes entenderme, 
porque no puedes pensar como yo,
y por ello es que no puedes arreglarme
cuando sin más remedio me rompo en llanto
pues simplemente tú no entiendes ninguno de los porqués.

25/6/12

Trance de amor

Hoy caí en un trance de recuerdos e historias 
que me gustaría que contigo hubieran pasado
y me quedé con la mirada perdida
admirando delante de mí a la nada,
simplemente pensando en casi todo
y a la vez en ninguna cosa, en nada.
Y es que ya no se como explicartelo,
pues he intentado escribirlo,
pero no quiero simplemente  dejar mis palabras
regadas en desorden sobre una hoja de papel
que permanecerá por un gran tiempo doblada y abandonada...
Yo sólo quiero plasmar como con tinta de oro
todo lo que siento por tí,
cerca, muy cerca de donde está tu corazón
y dejarlo ahí hasta que el fin de los tiempos nos llegue.
He intentado ya varias veces decirte tantas cosas
que son difíciles de asimilar para mí,
y entre más dificiles lo son
 más lejos me encuentro de hablarte de ellas.
Soy como un libro grueso y lleno de imágenes
e historias dispuestas a ser descubiertas
y recordadas por nadie más que tú,
pero también soy como una boca que permanece bien cerrada
pues se niega a hablar y confesar sus más recónditos secretos
porque no se me ocurren las palabras cuando frente a mí tú estás,
esperando con tanta curiosidad saber lo que por dentro me consume...
Y...
Lo que quiero decir es que...

Te amo, y es tan simple decirlo, pero es tan alocado sentirlo.
Te amo y admito volverme una demente
cuando estar cerca de ti todo se trata.

3/6/12

No puedo dormir



No puedo dormir esta noche,
no puedo soñar, no puedo mis ojos cerrar
cuando simplemente no puedo dejar de pensarte,
Tantas cosas que decir, tantas cosas de las cuales hablar
que ya en algo más no puedo ni concentrarme.
Tantas cosas de las cuales quisiera hacer algo más que
 'una pérdida de tiempo',
Y es que, hay muchas cosas que dejar atrás ya debo...

Me olvidé por completo de la existencia de los demás
cuando en mi vida tú apareciste y que como un ladrón
de mis pensamientos tú te apropiaste
 En tan sólo un poco de tiempo...

Tantas cosas en que pensar
cuando mi mente por las noches intenta descansar.
Tantas horas atada a los nudos de mis sábanas
intentando el sueño conciliar,
Tejiendo una telaraña de emociones,
con los ojos cerrados y el cuerpo despierto.
Tantos días, tantas semanas y meses
dandole vueltas al mismo reloj,
 al mismo pensamiento desgastante
de querer resolver cada uno de los "porqués"
y cada uno de tus movimientos.

Mi mente se aferra a entender toda tu locura
siguiendo todos tus pasos y analizándolos
hasta perder lo que a mí me queda aún de cordura...
 Pero detenerme ahora sería pedirme que deje el vicio
al que mi organismo ya se hizo adicto antes,
sería desearme suerte cuando ya todo está perdido,
sería pedirme que deje de respirar
o hacerlo sólo bajo el agua,
como caminar sobre el fuego,
 como atravesar en un día todo un mundo entero.

La noche se adueña de mis miedos
y juega como marionetas con ellos
haciéndolos volver a mi cabeza una y otra vez,
devolviéndolos a la vida después de tanto tiempo de haber muerto.
Tan sólo hoy me queda nada más que enfrentarlo todo,
enfrentarme a mí y a esta terrible noche
en la que no hago nada más que pensarte...

2/6/12

Me pregunto...


Me pregunto qué estará pasando por tu cabeza ahora mismo,
cuando el cielo se oscurece
y las nubes cubren cada una de las estrellas.
Me pregunto si estarás pensando en mí,
si acaso habrá algo más allá de tus ojos
que no pueda con palabras decifrar fácilmente.
Estás lejos ahora, pero a la vez tan cerca mío,
y poco a poco conquistas todos mis sentidos,
 dulcemente otra vez.

Me pregunto si seguirás despierto,
si estarás fuera de casa o quizás adentro,
si estarás pasando un buen rato...
Me pregunto y me pregunto tantas cosas
que tan sólo me resta tener que esperar
a que los kilometros sean cada vez menos
y el tiempo más corto,
 dejando que todo avance ya sin ningún apuro,
sin absurdas impaciencias.

 Me pregunto si estarás solo o en compañía,
si estarás bien...
Me pregunto si tu camino irá en dirección al mío,
si tus pasos seguirán después las huellas de los míos,
Y me pregunto ¿Cuánto tiempo faltará...?
realmente, ¿Cuánto? ¿Cuánto más tendremos que esperar...?
Pues tan sólo lo que hago cada día
 es preguntarme por tí una vez más.

31/5/12

Bestias humanas


Somos bestias, somos humanos,
somos esclavos de lo que sentimos,
justificamos nuestras acciones
con propósitos egoístas,
con excusas y palabras mentirosas.
Somos como animales salvajes, tan incontrolables, 
Somos como demonios cuando de ira nos llenamos.
Somos seres impulsivos y brutales
o más bien, brutos y emocionales,
pensamos con lo que SENTIMOS
Mas pocas veces hacemos lo que nos dicta la razón.
Somos animales modernos,
llenos de rabia y malvados instintos...
Somos insaciables, tan inservibles para la tierra,
Eso somos cuando en bestias humanas TODOS nos convertimos.

27/5/12

Hasta siempre


Pensé en escribirte, pensé también en hablarte,
pero despues de un rato reflexionando
me di cuenta de que no valía la pena hablar más de ti,
ni mencionar tu nombre o escribir un poema para ti.
¿Pero que es lo que estoy haciendo ahora mismo?
he terminado hablando de ti una vez más,
comenzando desde el primer verso entre estas lineas,
Hablando de ti, sólo para escribirte todo lo que nunca te dije.
Y lo que quiero decir es que, lo que me molesta
no es haber caído en la sutileza de tu engaño,
sino el haberme rebajado al nivel de tus rodillas para suplicarte que no te fueras
lo que ya como respuesta tuya no me hacía falta ni imaginar.
No me molestan tus palabras escritas en vano
ni tampoco lo que un día para ti o para mí significaron,
sino el haber creído en ellas
esperando estúpidamente "aquel día" que jamás llegaría.
No me molestan tus problemas con los demás,
lo que me molesta es que también lo sean conmigo.
Y ¿Qué más te puedo decir? Si todo fue en vano,
desperdicié mi tiempo y mi energía en vano,
contigo, alguien que no me merecía.
Engaños... Caí en tus juegos y en tus engaños
Me he quedado ya sin palabras
para responder a tus ideas complejas y sin sentido.
¿Lejos? ¿Deseas tenerme lejos?
No te preocupes, ya me iba,
ya no pensaba en verte una vez más.
Cometí un error que con nadie más lo hice
y que ello ya no se repetirá más,
pues estás sola, y tan sólo porque tú lo quisiste,
tu amargura y tu forma tan complicada de ser
no te permiten rodearte de cualquier compañía.
Señorita soledad, te dicen,
señorita "Odio a todo el mundo" otros te llaman.
Señorita "Amargura", señorita, oh señorita. 
Y, señorita, es esta la primera
 y también la última vez que escribo para ti.
Te regalo de vuelta un "Qué estés bien y hasta luego"
Como reflejo de mi despedida y me marcho
no sin antes hacer una última corrección:
Pues no existirá un " Hasta luego" después de este último verso.

Hasta siempre. 

17/5/12

Pensamientos y nada más

Pensamientos desordenados que inundan tu cabeza y manipulan tu mente sofocando tus neuronas...
Pensamientos lúgubres que se atan sogas al cuello entre sí y se dejan caer del precipicio, hasta el fondo y el abismo de lo más profundo que habita en tu interior... 
Pensamientos... Pensamientos que te provocan tantas sensaciones,  que te vuelven otra persona, que te hacen tan lúcido y salvaje a su vez, que te obligan a permanecer desconectado del exterior,  analizando así tan sólo el interior... 
Pensamientos dulces, pensamientos amargos...  Pensamientos que te inspiran o te empujan hasta sus laberintos favoritos, pensamientos que te asaltan y te llenan de emociones. Y tú no paras... No paras de pensar, porque crees que lo que te servirá ahora es analizar y sobrepensar y este es el error lúcido que vive siempre en tu cabeza, pues pasas el día imaginando lo que sería de la realidad si tan sólo como a un títere la pudieras manipular.

16/5/12

Cuando las miradas hablan

Me gustaría volver al viejo vicio,
impregnarme de él y escapar al vacío
pero tengo un corazón frágil
y una mente aún desbordante de cordura
que me impiden volver a esa cárcel llena de placer y dolor.

Me gustaría también regresar a los viejos tiempos
y poder revivirlos, aunque ya no fuesen nunca igual
y se convirtieran en tan sólo simples "Deja vú's"
que como la marea del mar se mecen plácidamente en mi cabeza.

Quisiera volver a esa noche tibia en la que tú y yo
sosteníamos las miradas bajo un cielo estrellado
y enamorarme de ti y tu sonrisa una vez más
mientras jugábamos a despedirnos sin querer hacerlo,
pues sabes que siempre he sido mala para las despedidas.

Y tú me preguntas si te extraño,
mas la pregunta  realmente sería ¿Cuándo no lo he hecho?
Pues desde aquel día en que te fuíste,
ni un sólo segundo he dejado de pensarte,
y me invaden los recuerdos de ti todo el tiempo.
Es ahora que puedo decir, que tú,
en un desvelo romántico te robaste mi corazón.

¿Mariposas en la panza?
No, lo que tu me causas son torbellinos,
un desastre de emociones que me deja sin palabras,
sin mucho que decir, pero con tanto que sentir.

Por ti me sobran los suspiros, 
pero me falta el aliento cuando lejos estás
y me sobran la horas,
pero me haces tanta falta en cada una de ellas.

Lo que te escribo entre estos versos
 no me basta para expresar todo lo que por ti siento
pues para ello me haría falta un oceano entero
 para refugiar mi corazón ahí dentro.

Tú entibiaste cada uno de los rincones más fríos de mi ser,
descubriendo esa parte tan vulnerable de mí a la hora de amar.
Tan sólo tú mi amor,
 que lograste mirar la luz de mi alma sin quemarte.
Tú y tan sólo tú,
 eres quien ha provocado todo este torbellino que llevo dentro,
 un torbellino que me impregna de locura,
que me vuelve tan frágil y tan fuerte al mismo tiempo.
Tú, y sólo tu,
el hombre que con un simple beso me robó el corazón


19/4/12

Podría...


Podría deshacerme del camuflaje mortal que me cubre hoy de pies a cabeza, mostrarte cada uno de los portales que protegen mi alma e invitarte a explorarlos de uno a uno.
Podría con un beso transportarte a otra dimensión, a un mundo paralelo y con unas cuantas palabras iluminar tu lúgubre corazón y llevarte hasta el lugar más bonito que hayas visto jamás, sólo para bañarte entre los mares cósmicos que se forman sobre los cielos y borrar con ello todo tu dolor.
Podría enamorarme de tu silencio, de tu calma y de esa forma tan "tuya" de mirar hacia la vida, de esa forma tan en verdad "tuya" de seguir hacia adelante aun con las heridas bien abiertas, y te juro que podría enamorarme eternamente de tus ojos negros, esos en los que ocultas todos tus misterios, pero para poder hacerlo deberás colmarme de un amor sincero.

17/3/12

La extraña del símbolo de la Impaciencia.


Una araña que desciende del techo roto,
que deshace sus sueños de araña a su vez que baja lento,
alimentándose de los restos aún vivos de su cuerpo,
nutriéndose de rabia, deshaciéndose las entrañas...
Araña solitaria, impaciente y sin cordura,
escucha a tientas el ritmo de un corazón que late lento,
que bombea sentimientos de amor sincero.

Una sombra que danza con su propio ego,
sonriéndole a la nada en medio de una habitación vacía.
Danzan la araña y la sombra al compás del silencio,
Sin ningún ruido, sin ninguna melodía.

Todo es tan surreal,
Y yo, soy sólo un ser viviendo en medio del cosmos
una vida tan irreal y que a su vez, se siente tan normal.
 Lo escencial para mí, ahora se ha hecho invisible a la luz de mis ojos,
pues se separó de mi tacto fantasma en medio de la distancia
y se convirtió en un paisaje lleno de desiertos y carreteras.

Veo imagenes pasar, pero tan sólo me siento a esperar,
no me atrevo a detenerlas pero tampoco a mirarlas de más,
y me recuesto para mi mente por fin descansar.

Una mordida de araña me arranca un pedazo del alma,
un pedazo vida, un pedazo de mí.
Una mordida de araña, me volvió una simple extraña,
una extraña olvidadiza que te ve pasar
 bajo los reflejos del recuerdo,
que te espera siempre sentada sobre el mismo lugar,
que te observa mientras te vas y luego regresas.

Soy tan sólo un ser extraño ahora inconsciente de la realidad
que se quedó dormida entre el manojo
de sus sueños y sus viajes astrales,
que a diario se alimenta de deseos y desvelos;
Soy tan sólo una extraña desesperada de tanto esperar,
que se ve a sí misma, como al tiempo detenido
que se quedó estancado entre los resagos de la eternidad
y cada segundo se vuelve una escalera en espiral
que me obliga a subir y bajar indefinidas veces,
deborándome, absorviéndome,
volviéndome tan frágilmente impaciente.

11/3/12

Recordarte, un deterioro

Esta noche no quiero extrañarte
ni mirar de nuevo a nuestros recuerdos más bellos
que cada vez que lo hago
he de sentir que vuelvo a necesitarte.
Esta vez no quiero mirar hacia atrás
pues cada vez que lo hago, veo lo que hoy ya no tengo.
Esta noche no quiero dormir en brazos de la impaciencia,
Tan sólo quiero imaginar que duermes a mi lado
y que despierto otro día mirando tu sonrisa,
para luego dibujar con un beso las lineas de tus labios.

Ya no quiero tener despertar porque no hago más que soñarte
Pues de mi cabeza tú jamás te desvaneces.
Eres la flor que absorve la lluvia de mis pensamientos,
La esfera invisible de amor que me atrapa día con día.

Quisiera ya no tener que tocarte tan sólo en mis sueños,
quisiera poder verte, una vez, sólo una vez más.

Y ya no quiero jugar a amarte demasiado;
A sólo verte mientras duermo,
a dibujar tu figura con la punta de un lápiz desgastado.
Ya no quiero verte más en mis sueños,
Sólo quiero tenerte cerca y de piel a piel poder sentirte,
y entre tus rapidos suspiros de todo mal escabullirme,
devastando el tiempo y la distancia,
sentir tus latidos tan cerca de los míos.
Tan sólo quiero amarte de cerca, amarte de adeveras
y entregarme a ti en el mismo plano paralelo de aquella vez,
Tan sólo...  Lo que hoy pido es poder verte una vez más.


27/2/12

Un delirio sobre ti


La colilla rota del tabaco que dejaste sobre el cenicero
aún se escabulle entre las huellas viejas de tus dedos
que dejaste marcadas sobre mi piel lunar,
dejándome así con sólo los rastros de tu ausencia;
Impregnándome del aroma frágil de tu esencia,
de tu suave perfume, de colonia dulce de altamar,
Cual me dice una vez más,
que eres tú el vaivén de mis pensamientos
Y me pregunto hoy ¿que clase de juego es este?
Pues si jugamos a desear verte,
Sería todo un delirio ganar para poder tenerte...
Y hoy respiras del humo gris
que se esconde entre tus labios y ese cigarrillo a medio morir
Y me encierras en medio de una nube gastada de ironías
en las cuales, acortas las distancias entre tú yo para estár más cerca,
aunque en realidad, algo más allá de los kilometros
nos lleva a estar aún más lejos y tú no lo sabes...
Y exhalas los recuerdos con ese humo que se lleva tus misterios,
Y yo, prófuga y confusa te pregunto:
¿Aún sigues siendo tú dentro del mismo cuerpo?
Pues hoy me cuesta reconocer, 
que en la vida hay cosas que por más que lo evites
 te hace mil pasos retroceder,
Pero tú... Tú das giros cuando todo tu mundo se vierte al revés,
Y yo voy de un lado a otro en busca de tu verdadero 'yo'
Cuando sueles confundirte entre lo que eres y lo que deseas ser,
y detesto tener que imaginarte
cuando a mi lado no estás y con ansias deseo abrazarte,
pues tus cenizas, tu recuerdo
y la colilla de aquel cigarro oxidado no me durarán aquí para siempre
y el rastro de tu piel contra la mía tampoco lo hará...
Hoy ya sólo te pido que me reveles
lo que de tus actos y tus palabras hoy yo ya no puedo desifrar...

18/2/12

Petición inconcebible


Dejar de amarte, de soñarte y de pensarte
Sería pedirme que le pusiera un fin
a todo lo que por ti siento,
ponerle un fin a todo lo que se aferra a seguir aquí dentro,
un fin a lo que por primera vez en mi vida
 me permitió sentir que contigo renacía...

¿Será acaso que te amo demasiado
y que en mis pensamientos te involucro hasta el cansancio?
¿Será acaso que te amo de una forma que es prácticamente sobrehumana?
 Y yo no sé si amarte así sea la manera más sana,
pero no me canso, no me canso de hacerlo.



14/2/12

Existencia surrealista


Hoy, todo me parece tan irreal, ¿Acaso seguiré siendo parte de esta existencia semihumana? Pues vivo en un mundo surreal, donde todo se siente tan distinto y hoy sólo quiero que me lleves contigo de vuelta a la tierra o si lo prefieres, llévame a Marte rojo o Venus azul, pues sólo quiero mirar de cerca la luz fugaz  de las estrellas mientras estas caen y luego mueren.

Y llévame a donde tú quieras, pero que siempre sea contigo, pues cada vez que me acuerdo de ti, se me parte el alma en mil pedazos por estar tan lejos.

13/2/12

Versos de amor



Quisiera entender cada uno de tus silencios
y saber qué es lo que piensas,
despertar en medio de la cuna de tus sueños  
para así escuchar lo que tanto callas
 y y lo que más anhelas.
Quisiera que con sólo un beso
sintieras todo lo que siento,
que leyeras cada uno de los poemas
que para ti escribo
y que por cada verso de amor,
me regales una de tus sonrisas.
Quisiera acariciar con la punta de mis dedos
cada fragmento que te conforma,
vencer los obstáculos que hoy nos mantienen lejos
tan sólo para escuchar tu dulce voz
y besar esos labios que alguna vez me dieron un "te amo"


6/2/12

Un brindis de perdón


Porque siempre lastimamos a quienes más amamos,
porque hoy sin quererlo, te herí a ti.
Porque nunca sabemos cuando
con nuestras palabras todo lo estropeamos,
porque no sé a veces cómo dirigirme a ti.
Porque hoy me desfragmenté ante tus ojos
entre lo que quería y no debía decir,
Porque tú lo notaste, y no me detuviste,
Porque sabes que soy tan torpe cuando
de "expresarse" los dos hablamos.

¡Y les propongo un brindis!
por todos nosotros,
Por aquellos a los que lastimé,
y aquellos a quienes sin querer los defraudé.
por aquellos que me amaron y yo no supe amar,
por todos y cada uno de ellos,
yo hago un brindis esta noche en nombre del perdón
que les pido y que llevo cargando dentro.
Y brindo hoy por ti, por mí
Y por un mejor "nosotros".

29/1/12

Ganas de ti


Hoy tengo ganas de mirarte, 
tantas ganas tengo de besarte,
tengo ganas de tocarte. 
tengo tantas ganas de llamarte,
de verte y perderme de nuevo en ti,
introduciéndome una vez más 
entre los agujeros negros 
que nacen de tus pupilas, 
cuales ayer nombrabamos
 "las ventanas de tu alma".

Y tengo ganas de verte, 
de sentirte una vez más,
Tantas ganas tengo hoy de enredarme 
entre los nudos de tu pelo 
y deshacerlos en un simple pestañeo.
Tengo ganas de rodearme del calor de tus brazos
Y es que... tantas ganas tengo hoy de ti
que tú tan ingrato me dejas con esta sed
que nunca puedo saciar de ti 
pues nunca es suficiente para mí.




25/1/12

Al carajo


Al carajo dije hoy,
al carajo contigo y al carajo con todo.
Al carajo con todo aquello que ayer me importaba 
y que hoy apenas lo recuerdo.
Al carajo con tus palabras, al carajo con los recuerdos...
Al carajo dije yo, con todas las promesas y las mentiras,
Con todas tus razones y malas decisiones,
Con tu martirio de ideas tan indefinidas.
Al carajo con tu indiferencia, al carajo con tu soledad.
Al carajo con lo que siento,
al carajo con todo lo que piensas.
Y al carajo contigo y con todos nosotros.

24/1/12

Ausente


Mi cabeza estalla entre tantos pensamientos que no soy capaz de evadir y como un animal salvaje que busca libertad, salto desde lo más alto de mi ser hasta el abismo que me ha encerrado durante tantos años, o quizá durante varios siglos si es que soy un alma vieja.

Caigo y me desvanezco en medio de una nube de “rojo oscuridad” donde un crimen indudable y a sangre fría cometí y negarlo hoy ya no puedo, pues mi cuerpo desangrado entre las sombras del pasado me hace ver que todo es cierto.


Mi cuerpo astral camina hacia mí portando una luz brillante sobre el pecho y como un ángel se inclina ante mí y toca mi débil entrecejo sellando permanentemente la puerta de mis laberintos mentales con sus dedos.


Cierro mis ojos y me envuelvo en una sabana de sueños y manifestaciones sin sentido de los que mi imaginación consume en las llamas mentales de lo que me queda de cordura. 
Y desato mis nudos  en el aire y de hilo en hilo me transformo en una ingenua enamorada que te sigue de sol a sol, cada día de mi vida desde que te conocí.

Y me niego a sentir el pasado una vez más, me niego a volver para saltar del precipicio pues cada vez que miro atrás mis llagas en el fuego se consumen y mi corazón entre el humo y las cenizas se funde como cristales derretidos sobre el comal.


Y soy un criminal, soy un maldito criminal.


Pues robé suspiros que no me pertenecían y hurté corazones que míos jamás serían. Y soy criminal,  ladrona de fantasías, de mi vida misma.


Yo soy agua y soy oxígeno, soy una silueta que camina entre las sombras dentro de la escena de un delito confuso e inconcluso, soy hurtadora de deseos, consumidora de sueños, soy muerte, yo soy telaraña de miedos y delirios.

Y en medio de mis viajes astrales, camino sobre las dunas y desiertos que son envueltos por los esqueletos de las guerras que en mi cabeza nunca se terminan. La serpiente gris reina el lugar y me ha capturado entre una de sus trampas con su agraciada forma de seducir, y sin esperar un segundo más, ha mordido en cada una de mis más grandes debilidades con sus colmillos largos y puntiagudos que me atraviesan como espadas de hierro.


Estoy perdida en un mundo material que no sé si en verdad existe. Estoy perdida entre los posibles caminos, que de estar totalmente consciente, me devolverían al ciclo en el cual yo inicié todo este viaje...

Correré con euforia y tropezaré con los lobos y los búhos arrogantes que me rodean en este sitio tan extraño y a su vez tan normal.


Y es que, cuando duermo en medio de este cosmos existencial, yo manipulo mi realidad como una espiral de sueños que nacen y luego se deshacen volando con el viento, como aves que vuelan libres.

Y ¿Qué puedo decir?... No hay forma humana de explicar como me siento, pues tú me haces delirar y apareces en mis pensamientos cuando más lejos te tengo.

 Y te extraño y extraño tanto que me extrañes como bien solías hacerlo.

Mis pesadillas corren y me siguen detrás como bestias en forma de lobos que me mienten y me atrapan y me recuerdan tanto sobre ti.
Me siento ausente, tan ausente de ti y de mí, atrapada entre la felicidad y la tristeza de lo que siento, y yo quiero saber si es que todavía me sientes pues en medio de mis sueños yo me veo como un fantasma  que a ti siempre va y viene y cuando se cansa desaparece, pero siempre a tus brazos termino regresando una vez que estoy despierta… Y cómo no hacerlo, si mis labios y mi cuerpo me ruegan tanto por tus besos…

Para ti

Un día cálido que se viste de un rojo atardecer se aparece frente a nosotros y nos disuelve en un solo ser bajo el lienzo de su inmensidad y nos abraza como queriendo unir con un lazo fuerte a dos almas que estando tan perdidas un día se encontraron divagando en medio del cosmos. Nos envuelve entre su grandioso manto estelar, llevándonos así al paraíso de sus cráteres celestiales, devorándonos de bocado a bocado y entre cada segundo que pasa te veo renacer en ti mismo, ya sin ninguna herida y bajo tus hombros nacen un par de alas grandes y tan perfectas como las de un ave celestial, tan suaves, tan fuertes y tan llenas de pureza, teñidas de blancos destellos que brillan como las perlas del mar. Y tú vuelas, danzas y le gritas mil y un poesías al viento, luego me besas y en medio del silencio descartas la idea de regresar de nuevo al mundo material. Me miras y yo me pierdo entre la inocencia y la belleza de tus ojos que me roban el aliento y cada una de las palabras que quiero pronunciar, y como una ilusa entre el edén de nuestros sueños, sonrío como si el mirarte fuese toda una adicción. Plasmo mis sonrisas en un oasis de recuerdos y te invito a cruzar conmigo todos mis mares y desiertos y con una caricia sobre tu mejilla te revelo todos los secretos y los versos que jamás a nadie le dije y siembro en ti un sentimiento de alegría al confesarte que ante mis ojos, eres la luz, el relampago y la inspiración más grande que antes yo he buscado pero que por fin en ti he encontrado, y hoy me pregunto, ¿En dónde habrás estado todo este tiempo cuando de perfección yo estaba hablando? Pues la belleza de tu ser no sólo destaca en tu cuerpo físico y material, sino en el alma que llevas dentro, y ¿Cómo te lo explico? Si no encuentro palabras suficientes que se acerquen ni un poco a lo que tú significas para mí.