24/1/12

Ausente




Hay cosas, que en el interior de mi mente hoy ya no están, pero existen recuerdos de intrigante pasado que aquí y en mi cabeza aún intactas permaneceran... Y yo, estoy ausente de lo que siento, ausente de todo aquello lo que ayer sentí. Ausente estoy de todas aquellas las veces en las que mejor te conocí y... Estoy tan ausente de ti, tan ausente ya de mí.
Mi cabeza estalla entre tantos pensamientos que no pueden mis neuronas absorber, y como un animal salvaje salto hacia la ventana del edificio más alto que hoy y ya antes me ha enjaulado durante años, ó quizá durante siglos.
Caigo y me desvanezco entre una nube de “rojo oscuridad”, y es que, un crimen a costa mía y a todas las espaldas he cometido y negarlo ya no puedo, pues mi cuerpo perforado sobre las sombras de mis palabras consciente de ello está.
Mi cuerpo astral me rodea una y otra vez bajo la luz, y como un ángel se inclina hacia a mí, y entonces,  tocando mi debil entrecejo sella permanentemente la puerta de mis laberintos mentales con sus dedos.
  Cierro mis ojos y comienzo a envolverme entre una sabana de sueños y manifestaciones sin sentido en los que hoy y como siempre, sedienta aparece mi imaginación consumiendose entre llamas mientras disuelve mi mirada frente a la suya contra una y otra imagen que de noche me llenan de claros deseos surreales e incontrolables.
Y me desato  bajo el aire como una alfombra de hilaza y estambre, y de hilo en hilo me transformo en  una “loca” sin cordones (cordura) como las marionetas. Me convierto en una demente romántica que te sigue de sol a luna y de luna a sol, cada día de mi vida y desde que yo te conocí.
Y me niego a sentir, me niego a volar, me niego de este precipicio saltar; Mis llagas en el fuego se consumen y mi corazón entre el humo y las cenizas se funde como cristales sobre el comal.
Y soy un criminal,  yo soy un maldito criminal.
Pues robé suspiros que a éste "mí aire" no pertenecían, porque hurté corazones que míos jamás lo serían. Y soy criminal, soy ladrona de fantasías.
Soy aire, soy oxígeno y después me convierto en veneno y amoniaco; soy una silueta dentro de la escena de un delito confuso e inconcluso, soy hurtadora de deseos, soy consumidora de sueños, de juventudes y milenios. Yo soy muerte, soy telaraña de miedos y delirios.
Y en medio de mis viajes mentales, camino entre las dunas y desiertos que son envueltos entre guerras infinitas y esqueletos mutantes. La serpiente reina del lugar, me ha capturado ya entre una de sus redes con sus agraciadas formas de seducir, y claro, sin esperar un segundo más, ha mordido ya en la punta de mis debilidades justo con la punta de sus colmillos largos y mortales como espadas de hierro.
Estoy perdida bajo la cavidad de un mundo material que no sé si en verdad existe o ya nada de esto es real. Estoy perdida entre los posibles caminos, que de estar consciente, me devolverían al ciclo en el cual yo inicié mi viaje astral... Correré con euforia y tropezaré con los lobos y los búhos arrogantes que me rodean en este sitio tan extraño y a su vez tan normal.
Y es que, cuando duermo en medio de este cosmos existencial, yo incondicionalmente te respiro y manejo mi sentir como una espiral de emociones que suben y luego bajan como aves fugaces en libertad.
Y ¿Que puedo decir?... No hay manera humana de explicarte como yo me siento, es que tú me haces delirar, pues apareces en mis pensamientos cuando junto a mí menos lo estás. Y  te extraño, y extraño que me extrañes.
Mis pesadillas corren y me siguen como un ajedrez de bestias que mienten y me ocultan de la completa realidad, esa realidad que tanto busco cuando ausente tu estás.
Y presente o ausente, la forma en la que hoy me haces sentir, aterriza entre la felicidad y la confusión… ... Dime... ¿Me sientes?, ¿aún me sientes cuando te digo que aquí estoy?... ¿Me sientes aún cuando ausente también lo estoy?...
Ausente, te lo dije, ausente aquí yo estoy.
Ausente y presente a su misma vez ¡Carajo! ¿A caso soy ahora un vegetal?...
Y frente a ti yo voy, como un fantasma a ti yo vuelvo y luego desaparezco, pero como el día y la noche a tus brazos yo siempre regreso… Y  ¿Cómo no hacerlo? Si mis labios y mi cuerpo me ruegan hoy por tus besos…

1 comentario:

  1. Tu mente es tan compleja que al leer tus pensamientos siento que violas mi cerebro de una manera muy brutal. Aun asi me encanta el mundo en el que vives :)

    ResponderEliminar

Escríbeme un mensaje, verso o comentario aquí.