27/2/12

Un delirio sobre ti


La colilla rota del tabaco que dejaste sobre el cenicero
aún se escabulle entre las huellas viejas de tus dedos
que dejaste marcadas sobre mi piel lunar,
dejándome así con sólo los rastros de tu ausencia;
Impregnándome del aroma frágil de tu esencia,
de tu suave perfume, de colonia dulce de altamar,
Cual me dice una vez más,
que eres tú el vaivén de mis pensamientos
Y me pregunto hoy ¿que clase de juego es este?
Pues si jugamos a desear verte,
Sería todo un delirio ganar para poder tenerte...
Y hoy respiras del humo gris
que se esconde entre tus labios y ese cigarrillo a medio morir
Y me encierras en medio de una nube gastada de ironías
en las cuales, acortas las distancias entre tú yo para estár más cerca,
aunque en realidad, algo más allá de los kilometros
nos lleva a estar aún más lejos y tú no lo sabes...
Y exhalas los recuerdos con ese humo que se lleva tus misterios,
Y yo, prófuga y confusa te pregunto:
¿Aún sigues siendo tú dentro del mismo cuerpo?
Pues hoy me cuesta reconocer, 
que en la vida hay cosas que por más que lo evites
 te hace mil pasos retroceder,
Pero tú... Tú das giros cuando todo tu mundo se vierte al revés,
Y yo voy de un lado a otro en busca de tu verdadero 'yo'
Cuando sueles confundirte entre lo que eres y lo que deseas ser,
y detesto tener que imaginarte
cuando a mi lado no estás y con ansias deseo abrazarte,
pues tus cenizas, tu recuerdo
y la colilla de aquel cigarro oxidado no me durarán aquí para siempre
y el rastro de tu piel contra la mía tampoco lo hará...
Hoy ya sólo te pido que me reveles
lo que de tus actos y tus palabras hoy yo ya no puedo desifrar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario...