6/11/12

La oscuridad de los iluminados


Hay una sombra que acecha entre cada rincón de tu alma y tu mente, que te sofoca y te obliga a colocar mal cada movimiento, cada frase y cada pensamiento, una sombra que más que acompañarte en tu soledad, te derrumba pues vive muy dentro de ti, cual parásito hambriento, alimentándose del miedo, de tu pobre incertidumbre.
... Hay una sombra muy dentro de ti que te tortura día con día y noche tras noche, mas no temas, que ya la luz regresará y tú pronto lo verás, pues hay tantos otros como tú padeciendo hoy la ignorancia y deseando tanto la sabiduría, mas bajo la llama de la verdad iluminados tan sólo pocos lo serán y de la oscuridad por fin sus mentes engañadas del vacío como a sanguijuelas sedientas arrancarán y bajo la oscuridad tan sólo los más débiles e inmorales hasta la muerte absoluta ahí permanecerán.

Con el invierno hasta los huesos

Desperté en medio del nudo de un frío amancer,
con los recuerdos quemándome la piel,
deseando ver tu rostro una vez más asomándose
 entre las sábanas blancas,
añorando sentir el calor de tus brazos rodeando
el helar de mi piel pálida y friolenta...

Desperté en medio de un mar de deseos nuestros
y yo, como una loca queriendo hacerlos realidad
aún sabiendo que tú no estás más aquí...

Te extraño tanto entre cada luna que pasa
y me doy cuenta de que con los tiernos recuerdos,
por ahora me tendré que conformar.

Me tientan mis caprichos de querer buscarte
 pero tanto temo a despertarte del más profundo de tus sueños
pues cuando más cerca te deseo es durante las noches,
ya que es cuando más sola me siento
y más detesto tu ausencia,
deseándote aquí, a ti y a tus brazos
que me entibian en este maldito invierno
que me llega hasta los huesos...

No creo que nadie más en el mundo
pueda sentir todo lo que siento por ti,
no como lo siento yo, no como te quiero a ti,
Pues se trata de un sentimiento tan diferente a muchos otros,
y es que... Extraño tanto todo aquello
 que conformaba simplemente un bonito "nosotros".