19/6/14

Escúchame

Sé que me extrañas, que aún piensas en mí y que recuerdas todos los momentos que juntos vivimos, hasta el más insignificante de ellos. Sé que hablas de mí, que aún conservas todo lo que te di, y que tienes buenos y malos ratos aún estando sin mí, pero lo que no sabes que yo también te extraño y aún hoy siento la necesidad de hacerte saber todo lo que nunca pude decirte.
Me bastó con sólo verte partir y quedarme con un montón de palabras rotas atoradas en la garganta, rabiando por no poder hacerlas llegar a ti, hasta tus necios oídos.
Todos cometemos errores y los míos admito que derramaron hasta la última gota del vaso contigo, más no sabía de todo eso que hacía mal, tan sólo hasta el final, pues fue cuando por fin pudiste decirme cómo te sentías...
Sé que ya es muy tarde para mencionarlo, pero de haber sabido antes de todo lo que tú sentías, las cosas habrían sido tan distintas y el vaso jamás se habría derramado.
Juntos perdimos, pues pasamos de darle reparo a todas las grietas hechas a dejar que todo se desplomara por el suelo sin más.
Desde la cima regresamos al inicio de esta montaña, dejando caer por el suelo todo lo bueno que juntos pasamos y lo que me duele es que también se te olvidó lo bueno que un día yo hice por ti y tan sólo decidiste quedarte con lo malo, y te quiero decir que lo lamento y mucho, pero no estás más aquí para saberlo...

Jamás quise darte a entender lo que nunca fue, aunque a decir verdad, mis amistades casi siempre son pasajeras; (y yo que creí que esta vez sería tan distinto). Admito que me equivoqué y que te lastimé, pero ¿A caso tú no te equivocaste alguna vez? Hay errores que merecen ser enmendados y quisiera poder hacerlo ahora con los míos... Tan sólo escúchame, que más que un simple amigo, tú siempre fuiste el mejor de todos y tanto quisiera poder recuperarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escríbeme un comentario...