21/9/14

Deseos huecos

Tuve un sueño del cual desperté aún con la sensación de haber probado los labios de un hombre de ojos vacíos, un hombre sin expresión del que alguna vez tuve curiosidad de probar... Y le besé el cuerpo como también los recuerdos, y miré a través de las cuencas de sus ojos tan sólo para caer en cuenta de que miraba a través de un par de agujeros negros, rotos y muertos, pero tan llenos de lujuria y deseo al mismo tiempo, que sin darme cuenta, pronto me arrebataron el aire, y yo me perdí mientras él hundía su boca en la mía, comenzando a desnudarme, rasgando mi ropa con desesperación...
Sus manos se deslizaron hasta mis pechos y él los endulzó con besos mientras su respiración se colmaba poco a poco de ansias por hacerlo todo conmigo para luego no recordar nada...
Pude verle el alma desnuda, el cuerpo entero cubierto de calor y esos ojos que no me mostraban nada más que vacío... Tan solo huecos con un profundo deseo de sentir una vez más...
Su respiración se hizo larga y pesada entre cada jadeo que me paralizaba, fue como ser consumido por el otro sexo en medio de un fuego que nos unía cuerpo a cuerpo indefinidamente...
El hombre de la mirada vacía me hizo suya momentáneamente, olvidándome de su tristeza, de su soledad y la mía, tan sólo eramos dos cuerpos enredados consumiéndose hasta dejar sólo las cenizas debajo de las botellas de alcohol de la noche anterior, lo que me recuerda que nada de esto fue un sueño, tan sólo una realidad que omitimos al pasar a un día siguiente sin el otro...

1 comentario:

Escribe un comentario...