6/10/14

Impulsos (demonios)



Quisiera tener mas voluntad, mas fuerza y no ceder,
pero no me resisto, fallo y caigo otra vez en el intento,
no existe valor dentro de mi, ni en mi hoy lejano alrededor,
las caricias de sus labios se vuelven tornados en mi piel
y me lanzo a un abismo del cual no logro escapar
y caigo mas bajo entre cada beso que él me regala...

Quisiera ser mas fuerte, omitir mis impulsos
que nacen con furia y me desgarran la razón,
pues me pierdo en espirales de sensaciones
que dejan mi mente en blanco,
y el calor de su mirada me obliga a ceder, lento, pero con fuerza.

Y aun con las heridas que me dejó aquella causa perdida,
hoy me ciego, convirtiendo todo en cicatrices de un terrible ayer
que quiero borrar, dejarlo dentro de un libro roto
que ya jamás volvería a leer
.
Y no se si esto me lleve a un final o a un principio quizás,
pero quiero colmar de presentes mi pasado,
Y dejarlo en algún triste cajón olvidado
que con el pasar del invierno se empolvará tan solo
de finales, que murmurarán mi nombre al terminar el día...

Y quiero quererle, oh, vaya que quiero...
Pero mas quiero sanar mis mudas heridas.
Antes quiero curar el dolor que a sollozos me grita,
suavizar mi alma rota y cubierta de horribles marcas...

Esta alma dañada, hoy no puede dar nada,
nada, hasta haber sanado,
Esta alma no puede ceder al vacío una vez más,
no puedo permitirme caer, no, no otra vez.
Por eso debo entrar en cuarentena,
para olvidar y después volver a recordar, ya sin ningún lamento...

Lo siento, lo siento, mi alma agujerada decide dormir,
encerrarse en su ataúd y no volver a la luz,
requiere de oscuridad para apreciar de nuevo otro amanecer,
requiere de morir solo para poder renacer...

Besa mis cicatrices, sopla en mis heridas, robame el dolor,
Y no me mires, que no quieres verme caer,
y acompáñame a dormir, que esta noche no puedo soñar sin ti.

Entre suplicas y ruegos, me dispongo a encerrar en jaulas mis impulsos,
los anestesio y me largo... Todo para que después ellos decidan despertar.

Soy fuego, soy una hoguera que no se puede detener...
Apagame, vamos, solo silenciame, hazme caer en coma o robame un suspiro,
¡yo que se!, pero has algo, antes de que mis impulsos
decidan devorarnos a todos de una vez...

Eres aire y yo soy fuego, enciendes mi locura con tan solo verte,
y yo que quiero dormir, por algún tiempo solo quiero dejar de existir...
Pero tu me incitas, me levantas y yo de nuevo vuelvo a caer...

Ya mis impulsos muerden y desangran,
corre... No quieres ser mi víctima, lo sabes,
no quieres ceder como yo lo hice alguna vez...

No caigas, no caigas ...  Y ¿No lo ves? mis impulsos han ganado otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escríbeme un mensaje, verso o comentario aquí.