6/10/14

Impulsos (demonios)

Quisiera tener más voluntad
y un poco de fuerza para no ceder,
pues no me resisto y siempre fallo en el intento
cuando las caricias que me brindan sus labios
se vuelven tornados sobre mi piel
y me lanzan a un abismo lleno de lujuría
del que cada beso me hunde más profundo.

Quisiera evadir todos los impulsos 
que nacen de mí con furia y me desgarran la razón,
pues me pierdo entre ese mar de sensaciones
que dejan en blanco mi mente
cuando el calor de su mirada me obliga a caer,
lento, pero con tanta fuerza.

Y aún con las heridas que me dejó aquella causa perdida,
hoy me ciego, convirtiéndolo todo
 en simples cicatrices del ayer,
cuales quiero borrar al entibiarse la noche
cuando nuestros cuerpos desnudos jueguen y se toquen.

Y no se si esto me lleve a un final o a un principio quizá,
Pero quiero dejar mi pasado en algún cajón olvidado
para que con el pasar del tiempo
termine siendo tan sólo un murmuro de lo que fue.

Y de él enamorarme, oh, vaya que quiero...
Pero más deseo sanar todas las heridas.
Quiero curar el dolor que a sollozos me grita,
que repare ya mi alma rota.

Esta alma dañada que hoy no puede dar nada,
 hasta al menos haberse curado.
Esta alma no puede ceder al vacío una vez más,
no puedo permitirme caer
y por eso debo entrar en cuarentena,
para olvidar y después volver a recordar,
pero ya sin ningún lamento...

Mi alma atormentada decide ponerse a dormir,
encerrándose en un ataúd para no mirar la luz,
requiere de la oscuridad para poder apreciar de nuevo otro amanecer,
requiere de morir tan solo para lograr renacer...

Besa mis cicatrices, sopla en mis heridas, róbame el dolor
y no me mires, que no quieres verme caer,
mas acompáñame esta noche a dormir, que no puedo soñar sin ti...

Entre lamentos y arrepentimientos
encierro en jaulas mis impulsos,
los duermo y luego me voy...
Todo para que después ellos vuelvan a despertar.

Soy fuego, soy una hoguera que no se puede detener...
Apágame, vamos, silénciame, hazme caer,
antes de que mis impulsos decidan devorarnos a los dos de una vez...

Eres aire y yo soy fuego, tú enciendes mi locura con tan solo verte,
y yo que tan sólo deseo dormir,
por algún tiempo solo quiero dejar de existir...
Pero tú me incitas a levantarme para luego volver a caer...

Y ¿No lo ves? mis impulsos han ganado otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escríbeme un comentario...