24/11/14

Su letra


La letra de ella, que si bien no es de molde perfecto, contiene su esencia, su perfume, el aura que despide. Su letra, fragancia pura que se desliza sobre el papel, reflejando la ternura de sus pensamientos enamorados que alguna vez sintió en dulce inocencia que pronto seria rota por nadie mas que su primer y único amor.
Y entre las costuras encogidas de sus memorias, suprime el dolor que un día el corazón roto le provocó.
Su letra... Prisma puro de sus frágiles intentos, versos de amor convertidos en locura y desdén por un amor no correspondidos que a la larga terminaría enfermandole el alma y lacerandole la razón... Alma pura y frágil que nace de dos cuerpos hundidos en pecado, destinada a ser mas humana de lo debido, a amar mas de lo correspondido, ciega, ilusa, enamorada de tan solo un flagido reflejo del ayer, de las sombras de un ser que hace tiempo desfalleció en el olvido. Su letra... Su esencia... Permiteme llevarte conmigo, como un recuerdo que trazo con tinta sobre mi piel... Bella, alma dolida, dejame curar tus heridas y deshacer tus cicatrices, flor de luna, brisa de neptuno, querida musa mía.

9/11/14

Ninfa





Al mirar bajo el umbral de sus ojos
Pude apreciar el vacío
 que yace hoy en su interior
Que como árbol muerto,
 crece a pesar de estar marchito.

 Sus raíces hoy duermen enterradas bajo tierra
 y sus ramas miran siempre hacia arriba,
Como queriendo alcanzar el cielo,
Como queriendo acariciar el sol.

Su mirada gotea, y derrama los ríos de sal,
que forman los laberintos oscuros,
de emociones impacientes.

Al tomar su mano,
pude sentir el helar de sus recuerdos,
que como cien inviernos
le congelaron el corazón,
apuñalando lo que aun
 le queda de razón.

Ella está perdida,
es una ninfa rodeada de flores promiscuas
que ya han sido tocadas por tantas abejas.

Ella es la pureza viva
que un día nuestro mundo perdió...

Ella fue inocencia, 
por algún tiempo,
O por un corto periodo,
pero lo fue...

Y yo,
soy quien le escribe,
que con dulces palabras 
le acaricio las heridas,
Y le despierto las ganas...

Musa mía, ninfa que despiertas
en medio de lágrimas por un mal sueño
Envuelto en agonía.

Su piel bañada en pecas, su cabello ámbar
y sus ojos, verdes como un ciprés,
me invitan a regalarle una eterna poesía.

Ninfa de mis sueños 
que al despertar, ya no la recuerdo,

Ninfa que nace bajo la niebla 
de mi tabaco a medio morir,

ninfa, que se desvanece
 en medio de mis lúgubres pecados.

Y la veo llorar,
cuando el vacío que nace bajo sus pechos
crece profundo hasta su vientre,
Y le duele, grita
y abraza con fuerza su soledad,
y cuando termina, me regala una falsa sonrisa,
invitándome a creer que nada está mal.


Y aunque le mientas a la vida,
Musa mía,
yo se que en realidad estas vacía,

... pero seré yo quien
con prosas y poesías
te devuelva vida otra vez.

Tu, Ninfa mía, 
Y yo poeta tuya.

3/11/14

Me omites



Soy culpable de haberte querido tanto,
 y tu eres preso de mi irremediable ausencia,
 que con tus palabras como navajas 
me atravesaste y dejaste profundas las heridas,
 te marchaste sin molestarte en guardar el filo
O siquiera bajar la guardia,
 Y hoy te mientes en el silencio,
Fingiendo que nuestro pasado jamás existió,
 te rehúsas a siquiera pronunciar mi nombre, 
Y me omites como borrador al lápiz gastado sobre el papel arrugado.