22/12/15

Oveja negra

Sé que este quizá no sea el espacio adecuado para lo que estoy a punto de escribir, pero de cualquier manera, dudo que esto se haga llegar a los ojos de las personas en quienes me inspiré a escribir esto. Sé que es personal, y mucho, pero me encantaría saber que en esto no estoy sola, y que hay más personas como yo, en mi misma situación.

......


Son épocas navideñas donde las familias disfuncionales se reúnen en la casa de la abuela, fingiendo ser tan funcionales como amables los unos con los otros. Compartiendo cenas y comidas navideñas, intercambiando los regalos hipócritas de cada año, sonriéndose los unos a los otros, fingiendo que se aman, que se quieren, que todo está bien, que en realidad no se detestan ni un poco.
Pero pasan las épocas navideñas y el año nuevo viene otra vez, y todos ellos, tal como llegaron, también se fueron. Tan pronto como pasan las fiestas, se separan, ya no se buscan más y se mienten a la cara, espalda contra espalda, como si nunca hubiesen sido una familia, como si apenas se conocieran. Un beso hipócrita y un abrazo de despedida bastarán para la próxima vez que se vean, ya sea en el funeral de alguno de ellos, en el cumpleaños del abuelo, en próximos bautizos o bodas, o en más fiestas navideñas como estas.
...

Triste realidad.
Tristes familias.
-------------------

Quiero decir, yo siempre deseé tener una familia como esas que actúan en las películas, donde los hermanos pese a no llevarse del todo bien, siempre se apoyan el uno al otro y están ahí presentes cuando uno de ellos se tropieza o necesita del otro. De esas películas donde los padres si cometen errores, procuran siempre enmendarlos y ni una gota de orgullo les impide la acción de disculparse.
Siempre quise una de esas familias donde los hijos no reciben regaños profundamente hirientes, ni golpes físicos o mentales, sino un regaño justo y de ser necesario, un abrazo y un consejo de padre para concluir...
Siempre quise una de esas familias donde en tu más tierna infancia el abuelo  te enseñara a pescar, a andar en bicicleta o a pasear por el parque y si acaso eras niña, tú serías su pequeña princesa, su tesoro, su adoración y te protegería como lo haría un segundo padre y su ilusión sería ninguna otra que el verte crecer. Y qué decir de la abuela de película, la que es consentidora, la que te escucha y te ama incondicionalmente, la que juega contigo en tu infancia y de ser necesario, regaña a tus padres si estos cometían algún error severo contigo o te hacían sentir mal sin razón... Eso, en vez de creerles cada palabra, cada mínima mentira, sólo "por ser tus padres, por lo tanto más sabios y responsables que tú, porque tú no sabes nada de lo que haces, niña inmadura y grosera".

Siempre quise una de esas familias donde no importa cómo tú seas o te veas, te aceptan de igual manera, porque tú eres uno más de ellos, y los primos sin importar si se reúnen frecuente o infrecuentemente, siempre se tratarían como mejores amigos.
Siempre quise una de esas familias en donde no importa si eres un poco introvertido o un tímido de mierda como yo, pues pronto con ellos eso se te olvidaría porque existiría la confianza suficiente para hacerlo...

... Siempre me pregunté lo que era tener una familia donde existiera la confianza, el amor, la tolerancia, la cercanía, la redención, las disculpas sinceras, el arrepentimiento, la enmendación de los errores, el perdón al otro, sin todos esos rencores estúpidos que pueden durar hasta vidas enteras...


Pero yo no tengo una familia de ensueño como esa. No tengo esa familia que tanto ansío y que tanto quisiera que me quisiera, que me aceptara y que no me llamara más la oveja negra por ser tan diferente a todos ellos.
No tengo esa familia donde quisiera que me escucharan, donde creyeran en mí cada vez que digo la verdad, cada vez que uno de ellos levanta un falso sobre mí. No tengo una familia de esas en donde cada quien acepta sus errores, en vez de maquillarlos para hacerme ver a mí como la oveja malditamente negra tan sólo por una gran mentira.

Quisiera que me vieran transparente, como en realidad soy, que se olvidaran por una maldita vez del pasado, que si fui gruñona, insoportable, caprichosa o lo que sea, tan sólo era una niña. Una niña que desde temprana edad resintió la separación de sus padres y la soledad que esto embarcaba al esperar a que mamá llegara a casa del trabajo por las noches para pasar un poquito tiempo con ella o a que su hermano algún día decidiera de una vez jugar con ella, cuidarla o ayudarle con las tareas de la escuela, leerle un cuento o la abrazara de vez en cuando. Tan sólo era una niña que deseaba tener un hermano mayor que la defendiera de los imbéciles que abusaban de ella en vez de seguirles el estúpido juego...

Pero no, sabemos que todo esto no es más que un deseo vano, viejo, inútil e  irreal. Siempre seré la oveja negra, la oveja a la que todos mirarán con los mismos ojos de rechazo, sin importar qué o cuántas acciones buenas yo cometa.

Se habló tantísima mierda de mí en la boca materna, que hoy, me ven cómo el peor de los monstruos sin siquiera conocerme un poquito... No soy un monstruo y aún a pesar de los años, no entiendo porqué cada uno de ellos habrá creído cada mentira. ¿En serio se puede ser tan crédulo? ... Claro... Basándose en mi pasado de niña intolerable y lo poco que en mi familia se convivía conmigo, es fácil creérselo todo. Pero yo no soy más esa niña. Hoy soy una jóven adulta que sigue conservando ante su familia la peor de las imágenes, que tristemente fue construída a base de mentiras.
Duele. Sí que duele mucho, pero ya nada puedo hacer si mis acciones no cuentan ni desmuestran lo contrario para ellos.
...
Y aún se preguntan por qué me alejé, por qué no regreso más las llamadas, por qué no contesto los mensajes, porqué no soy más afectuosa como antes, por qué ya no les cuento nada ni me alegro de verlos como solía hacerlo... ¿Después de todo lo que ha pasado y lo que sigue ocurriendo en el presente, en verdad siguen esperando algo de esta triste oveja pintada por todos de negro? ... Es injusto. Y no creo alguna vez poder entenderlo.

17/12/15

Insomnio vomitivo

No puedo dormir. Esta parece ser una noche larga para mí y mi almohada. Doy vueltas en la cama, me cubro con las sábanas y las cobijas, cierro mis ojos y trato de dormir, una tras otra vez y fracaso de nuevo entre cada intento, y mirando el reloj me doy cuenta que es ya de madrugada y no he dormido nada. Y no sé que me pasa esta noche, usualmente duermo hasta tarde por gusto, y no por insomnio, pero hoy es diferente. Tantas imágenes pasan por mi mente, escenas y recuerdos que reproduzco desvariadamente. Siento que me estoy volviendo loca, que quiero estar sola o desaparecer un rato, por unos días, unas semanas, o una vida.
Me siento extraña dentro de mi propio cuerpo, como si en realidad viviera en la piel de alguien más, una vida y un infierno que no me pertenecen, como si alguien me hubiera intercambiado su vida, su cuerpo, sus demonios en un pacto de sangre y muerte.
Deliro demasiado, o quizá estoy siendo manipulada por lo que siento ahora, quizá en serio estoy perdiendo la cabeza, quizá estoy deprimida, quizá estoy cansada del mismo juego, de tirar los dados y retroceder tantos pasos y no avanzar casi nada.
Nada.
No tengo nada.
Y a la vez, tengo todo, pues me pasa todo por la mente, por las emociones, las heridas, las cicatrices y los recuerdos. Vivo en un suicidio diario en el que me aniquilo poco a poco, destinandome a una perpetua locura de la que no logro salir y entre cada intento mi cordura se va rompiendo de hilo en hilo, deshilachandose ya casi por completo.... Y por sanidad misma, a veces de verdad he pensado en irme lejos, muy lejos, no avisar a nadie, no decir nada. Sólo irme. Desaparecer, iniciar una nueva vida, ser una nueva persona, en un sitio totalmente nuevo para mí. Pero hace falta dinero para eso, para todo, como siempre, el dinero lo es todo en este mundo material.
Quiero estar sola. Sola. Sola. Hasta purgarme de todo lo que siento. Hasta encontrarme de nuevo, que en serio suelo perderme en épocas de crisis como estas y cuando vuelvo no soy nunca más la misma. Necesito vomitar cada sentimiento que como agujas se me clavan bien adentro, hasta ahogarme en mi propia sangre.
 Y es justo eso lo que siento, que me ahogo, que me muero un poquito entre cada aguja nueva que se introduce a mi ser.
Y tengo miedo de dar un paso más adelante porque vivo soñando con un mejor mañana y cuando el mañana llega, una nueva aguja me clavan en mi ser. Una tras otra, tras otra, tras otra como a una muñequita vudú., y me siento agotada de ello. Y lo peor, es que no puedo dormir. Será otra noche larga, de un insomnio que ni yo me explico y que no me aguanto más.
Estoy siendo víctima de mis propios demonios y este maldito insomnio que me cargo...

11/12/15

Ironía

Es irónico que incluso cuando menos deseos tengo de escribir sobre ti, termino haciéndolo. Me tienes tan enferma.

Mi Kibbutz del deseo

Me gustan tus ojeras, tus manos cuando están tibias, tu cabello suave; tus lunares que como estrellas, adornan el manto de tu piel como al cielo de noche.
Me gusta mirar tus pupilas cuando sufren de esas contracciones tan lindas cuando me miras bien de cerca. 
Me gusta sentir tu boca deslizarse sobre cada centímetro de mi ser, mientras tu respiración me acaricia. Me gusta probarte, mirarte, sentirte, hacerte el amor, poetizarte, besarte, mezclar tu esencia con la mía, inhalarte y finalmente expulsarte en un suspiro.

26/11/15

Conclusión

-Hablarle es como dialogar con una bomba a punto de estallar. No vas a detenerla hablando, necesitas huir para que no te haga daño.

22/11/15

Dolor

Tengo un agujero en el corazón por dónde se me cuela el viento; Tengo un vacío infame que me duele hasta los huesos y más en épocas cómo estas de invierno, épocas tan duras de sobrellevar cuando uno se queda con un gran hueco adentro.
El tiempo corre a su favor, helando con esto el corazón, enfriando las memorias y doblandolas en una turbia nostalgia, de esa que llena el vacío, convirtiéndolo en más vacíos infinitos, en tragaluces que duelen, que se clavan y crecen dentro como flores  marchitas o envenenadas...
A eso yo le llamo dolor. Del más cruel, puro e insensato.

16/11/15

Quién fuera el aire que respiras
 para probarte, pasearse por tu boca 
y deslizarse dentro tuyo 
para despues desvanecerse en un suspiro...

Te borré



Te borré de mi lista favorita de canciones, de los libros viejos dónde solíamos escribir capítulos juntos,
te borré también de mis sueños, esos de los que nunca ansiaba despertar y que hoy me dedico a olvidar.
Te borré de mis recuerdos, de los besos que siempre quise darte y nunca lo hice.
Te borre de mis deseos, mismos que aparecían luego de la medianoche y se desvanecían sin más al llegar el amanecer.
Te taché de mi lista de metas por cumplir, de mis pretextos para no llegar a casa a dormir por pasar la noche junto a ti.
Me deshice de ti, de tu fingida sonrisa bajo esos ojos que me juraban decir siempre la verdad.
Me deshice de tus manos, de las huellas que dejaste sobre mi piel, de tu esencia que se mezcló tantas veces con la mía bajo las sábanas.
Destruí nuestras cartas y poemas, nuestros momentos juntos, mismos en los que te extrañaba tanto aun teniendote tan cerca y aun así, pasado el tiempo aquí me tienes, escribiéndole al olvido, a una musa que me niego a aceptar que en mi vida ya no existe.

No sabía amar

Recuerdo cuando amaba sin ser lo suficientemente consciente, aventándome a un infinito vacío sin miedo a caer. Recuerdo cuando creía que mi forma loca de amar era la más dulce y sensata, por irónico que esto suene... Decía que mi manera de amar era la mejor de todas. La más tierna, la más grata, la más sana. Bonita mentira la que vivía.
Recuerdo cuando dejé de llamarme "singular" para convertirme en nada menos que  un amargo "plural". Recuerdo haberme olvidado de mí, tan sólo por recordarlo a él. Recuerdo haber sido muy ilusa y torpe, tan inconsciente a la hora de amar.
Me acuerdo del dolor, del sabor amargo, de los ratos no tan gratos.

Aprendí que mi forma de amar me ataba a la esclavitud, a la libertad condicional, cortandome las alas, porque ya no me servían para volar junto a él sino para restringirme a permanecer con él.
Recuerdo haberme cegado a la cruda realidad, fingiendo que todo se resumía en una perfección que no existía.

No sabía amar.

No sabía querer.

... No sabía quererme.

No sabía lo que se sentía ser verdaderamente amada. No sabía que para amar y que me amaran, debía comenzar conmigo misma. Qué para pertenecer a un "plural", antes debía ser "singular".
No sabía que NO todo se hace por amor. Qué a veces uno está antes que el otro.
... No sabía amar. Y sin embargo, yo creía saberlo...

9/11/15

Noviembre

Noviembre, día de viento. Caminando juntos sobre el asfalto de calles varias que aún no conocíamos, la enorme ciudad nos hizo sentir tan irremediablemente pequeños.
Tu mano tomada de la mía danzaban al mismo compás, y tú que me hablabas mientras yo divagaba entre los movimientos de tus labios y las olas que se formaban entre tu cabello al soplar el viento.

Quisiera zarpar entre los lagos de miel que hay en tu mirada, escabullirme entre tus comisuras, dormir junto a ti, despertar en otro sueño a tu lado y deshacer los huecos de tus dedos al abrazarse nuestras manos...

1/11/15

Paradoja de amor



¿Recuerdas esos tiempos en los que temías que el día en que por fin te amara jamás llegara?
Aquellos tiempos en los que en el fondo me dolía que tu mirada de pronto se apagara con sólo expresarme ese miedo sobre un amor que podría no ser correspondido.

Y sin embargo, hoy y contrario a lo tanto miedo le tenías, eres, fuiste y mientras esto siga andando, serás el primero en saber que hoy te amo a mi manera, con una fuerza, con una intensidad y una profundidad en la que sólo yo podría sumergirme con un fervor que pondría en palabras poéticas para depositarlas luego con besos tiernos sobre tu piel o con miradas perdidas entre el marrón de tus ojos... Esos ojos tuyos que siempre me invitan a probarte.

... Si tú supieras que todo lo que siento por ti va más alla de lo que puedo expresar y que me siento tan débil ante la fuerza tan grande de este sentimiento que convierto en mil poemas que quisiera poder darte, sabrías entonces que existen tantas maneras de poder decirte lo que cada fibra de mi ser siente por ti pero que tristemente jamás me doy a vasto con ninguna... Y esto a su vez me hace la persona más feliz cuando estoy junto a ti. Es por eso que lo que siento, me hace entrar en la paradoja más bella que alguna vez he sentido.


Nota mental para mí:

No dejes nunca que la belleza que habita dentro de ti, tus ganas de vivir, tu alegría y tu sonrisa mueran por ninguna razón por grande que esta sea.
Eres un ave libre, que canta, vuela y que es de este modo porque tiene esa dulce devoción de vivir y que eso, NUNCA NADIE te lo arrebate porque es una de las cosas más bellas y valiosas que una persona puede poseer.



Esta foto, la tomé un día en el que al estar deprimida, falté a clases. Fue uno de mis peores semestres, por cierto.

Me pareció una pena que un ave tan hermosa como esta haya muerto de esa manera. Fue algo que me pareció trágico. Recordé esta foto luego de mirar mis archivos personales y al llegar a ella, me hizo pensar acerca de lo que es la vida misma, que suele ser dura para las almas más bellas y que pega golpes tan fuertes que a veces algunos nunca se recuperan, pues mueren ahí mismo.
No me gustaría profundizar demasiado sobre mi vida o los temas que habitan en ella constantemente, pero aquel semestre del que hablo fue en verdad uno de los más duros que viví  debido a problemas exteriores a la universidad; Estuve a punto de perder mi carrera profesional y con ello mis ganas de seguir, de levantarme y de mirar hacia adelante.

Siempre he dicho que me tocó vivir una vida bastante fuera de lo común, pues pareciera ser sacada de un cuento compuesto por todos los posibles géneros existentes, a veces incluso siento que los vivo todos a la misma vez de modo que se recrean capítulos de mi vida tan fuertes y tan fuera de lo convencional que me cuesta decir que he conocido al menos a una persona en mi misma situación.

No se qué clase de vida me haya tocado vivir ni el porqué, pero escribo esta nota mental para mí misma para que en un futuro, sea cercano o lejano, no me rinda ni deje que nada intente arrasar conmigo como con esa ave que me encontré aquél día.

Desde que entré en la pubertad o incluso quizá desde antes, he sido una persona depresiva y sensible, por lo que me es fácil caer en constantes altibajos, algunos más bajos que otros, pero a pesar de que muchas veces he querido rendirme, sigoquí enfrentando la batalla, levantandome luego de cada caída y volviendo a pelear y eso es algo que nunca quiero perder porque es lo que mejor define mi persona y me vuelve más valiosa pues es lo que me forja a crear un espíritu más fuerte y sé que de seguir así,  un día podré mirar atrás con una sonrisa y sentirme feliz de que a pesar de toda la mierda haya sucedido, jamás me di por vencida.

Quiero seguir siendo el ave libre, bella y ligera que siempre he sido, yo quiero vivir, ya no sólo existir.





23/10/15

Cartas (pensamiento)



Revisando una vieja caja llena de recuerdos me di cuenta de que las cartas, esas que vinieron alguna vez de mis seres queridos o familiares a los que ya no frecuento más, tan sólo tenían un valor y significado para mí si provenían de alguien  a quien actualmente sigo apreciando y queriendo.

Pronto me di cuenta de esas cartas que ahora no son más que inutiles pues están compuestas de palabras y promesas jamás cumplidas que algunas personas me habían hecho años atrás, cuando yo suponía ser alguien "importante" para ellos.

Anteriormente yo guardaba cada carta y cada pequeño detalle que alguien me daba, pero con el pasar del tiempo estas cosas fueron perdiendo su valor debido a que aquellas personas también lo habían hecho o se habían ido. Es como si en realidad la emoción y ese gusto que me daba por recibir sus cartas o detallitos era simplemente por la persona que me los daba antes que por el contenido.

Y de verdad adoro recibir cartas, más si provienen de quienes son verdaderamente especiales o importantes para mí, no me mal interpreten, pero hace muchísimo tiempo que no recibo una de alguien especial y aunque no la espero con determinadas ansias, sé que me pondría feliz recibirla, pues esa carta adquiriría un valor especial según la persona que me la haya dado o el motivo de esta...

Sin embargo, pese a todo lo que ya mencioné, una vez recibí una carta hermosa, de alguien que no conozco ni me conocía, por lo que no podía ser alguien especial para mí, y pese a ello, su carta me sacó lágrimas por lo conmovedora que me parecía...
Se trataba de una niña de escasos recursos a quién yo le doné un regalo, algo que solía ser muy especial para mí. Se trataba de un joyero que había adquirido en un viaje a Disneylandia cuando era pequeña, obviamente, éste joyero tenía un diseño infantil, precisamente porque era para niñas.
Con el tiempo, yo crecí y me sentí aniñada con la cajita joyera, por lo que decidí regalarla, asegurandome con un buen intermediario de que la recibiera alguien más que pudiera apreciarla, cuidarla y que de verdad le gustara. Fue así como llegó a manos de esa niña. En su carta me indicaba cuán agradecida y feliz estaba por el regalo, entre otras cosas.
Y estoy segura, de que pese a que jamás conocí a esta niña, conservaré por siempre su cartita, porque para mí adquirió un valor y un significado especial.


Hoy, tengo una caja llena de cartas viejas, dibujos y recados de los cuales, creo que francamente puedo decir que si me doy la tarea de dejar en ella sólo las cartas y los detalles pequeños que contengan un verdadero  valor, dejaría la caja casi vacía, pues sólo se quedaría lo que sí importa.


En fin, hoy sólo tenía ganas de escribir algo distinto, y sé que posiblemente hay quiénes estén en desacuerdo conmigo pues conozco gente que guarda específicamente todo, pese a que tantas personas han entrado y salido de sus vidas, así como también conozco a quiénes no guardan nada, o quiénes son como yo y que han decidido finalmente quedarse sólo con lo que realmente importa.

19/10/15

Adoro



Adoro divagar con mis dedos sobre la tierna curvatura que se forma en tu sonrisa y en medio de un beso, sentirte, probarte, tenerte, ya sea en el día, por la noche, o durante nuestras tardes perezosas.
El olor de tu cuerpo, la sombra de tus manos, la distancia que se forma entre nuestras pupilas al encontrarse y perderse efímeramente. El placer que me provoca desnudar tu piel, tocarla y sentirla con estas manos libres, con la punta de mis dedos o mi lengua, dibujar astros entre tus lunares, rasgar tu piel, besarla y estremecerte entero.

13/10/15

Confesión

Tengo una especial afición por escribir sobre el desamor, aunque no padezca más de sus amargas mieles. No me lo tomes a mal y que no te sorprenda, porque también escribo para ti y sobre lo boba que me pones cuando estoy contigo.
Esto del desamor comenzó en realidad ya hace tiempo pues suelo hablar sobre musas de las cuales a veces ni siquiera existen fuera de mi imaginación, más te dejo en claro que jamás ninguna de ellas se compara a lo que tú significas para mí.

Escribo sobre historias que jamás me sucedieron con personas a las que jamás conocí, en lugares a los que nunca fui. Hablo de amores que nunca he tenido, de las bocas a las que jamás he besado, quizá incluso alguna vez caigo en la perversión de las letras.

Pero a diferencia de lo que le escribo a mis otras musas, yo te escribo a ti con sentimientos completamente reales y los riego en forma de prosa sobre tu piel, tu cuello, tus labios, tus lagrimales, vaya, hasta en tu sexo te he escrito los mejores poemas con mi lengua...

Café de ti


... Y como un café que solía ser humeante, en algún momento nos enfriamos, dejamos de querernos, de sentirnos. Nos disolvimos en el frío, nos perdimos entre la espuma, nos bañamos en el olvido. Y como un café amargo, pronto se nos terminó la dulzura, volviendonos tristes, idiotas, inconformes, ... Y que de ser mi trago preferido, pasaste a ser el menos querido, porque el mal sabor de boca nada me lo quita; Sabor amargo, nostálgico, crudo, en el que no te siento, ya no te siento más, pero te recuerdo... Y pensar que un día figurabas perfecto en mis pensamientos cuando de embriagarme de ti se trataba. 

11/10/15

Gigante.



¿Cuánto tiempo ha pasado ya desde la última vez que te pensé o que te miré retroceder en el tiempo al divagar entre la cuna de mis recuerdos? Hoy me acordé de ti, al mirar el reloj y el calendario, al darme cuenta de que poco menos falta para que me de cuenta de que ya te he enterrado bajo el polvo del ayer.
Solíamos ser dos gigantes en un mundo de pequeños, dabamos pasos enormes y compartíamos las mismas aficiones. Veo difícil el encontrarte otra vez, a pesar de que eres otro gigante más en este mundo tan minimalista. Quizá me he hecho ya de la vista gorda y me niego a verte de nuevo y de seguir tus huellas.
Solíamos ser iguales en un mundo de desiguales y eramos a la vez el contraste perfecto, tan sólo verde y rojo. Rojo y verde, nuestros colores, nuestra bandera ¿Te acuerdas? Pero hoy no queda más que polvo, tierra, memorias a blanco y negro y un agujero en el pecho.
Nos dejamos cuando solíamos ser dos gigantes que convertían las montañas en pozos, las estrellas en luciernagas de noche, la tierra en barro y lloviamos juntos y nuestros días se volvían más soleados cuando caminabamos tomados de la mano, pero hoy nuestro sol ya no sale más, y entre nosotros, no hay más que un mar de tormentos, gritos de noche y relámpagos que como flashbacks me devuelven a ti sin quererlo en tiempos como estos.
...
Te escribe quien fue alguna vez tu gigante, desde algún rincón del universo, lejos, muy lejos, porque ya no pertenecemos más al mismo mundo, a la misma sintonía.

19/9/15


Tú, tu cuerpo, tus ojos, tu mirada, el brillo que dilata tus pupilas. Tus labios, tus besos, tu lengua dibujando letras sobre mi piel desnuda.
Tus manos, tus caricias, el toque tibio de tus dedos a contrapiel.
Tu manera de mirarme, tu forma de sentirme. Tus palabras, tu voz, tu forma de decir mi nombre.
Tú, tu sexo, tus ganas, tu lujuria, la forma en que me desdibujas toda la ropa...

18/9/15

Musa fantasma



Un deleite es el saborearte entre cada verso escrito aún sabiendo que estás tan ausente. Tú, mi musa que no está más junto a mí, te escribo a ti y a nuestros corazones que aun laten juntos, a distancia, enredados entre las calles y las carreteras. Laten nostálgicos sobre la llanura de nuestros recuerdos y  la tristeza que se nos dispersa dentro, por las venas, recordandolo todo juntos y a la vez tan separados. Mi musa que me dejó vacía, escribiendo historias sobre la más dulce agonía donde me pregunto si a caso fue alguna vez mía.

14/9/15

Miedo



En distintas ocasiones, tú y yo hemos hablado de lo que es el miedo en sí mismo y nos hemos dicho el uno al otro que no es más que una simple limitante que nos impide acercarnos a lo que más queremos...
 Pero... Si te lo confieso, hoy tengo miedo. Sí, tengo miedo de que, algún día, en algún momento, mis palabras se tornen vacías a tus oídos, de que mis poemas ya no sean más que simples palabras bonitas, versos refinados sin ningún significado, que los sentimientos se conviertan en nada más que una vieja costumbre... Porque tengo miedo de que un día a mí te acostumbres, a mis poemas, a mis sentimientos, tanto que te olvides de su verdadero significado.

Y es que, lo que siento por ti, van mucho más allá de las palabras y es por eso que siempre me quedan tan cortas. Es por eso que temo, pero tanto temo  que algún día signifiquen apenas poco o ya nada para ti.



4/9/15

Tiempo pasado



Te llevo en la piel, en los lunares, en las marcas que me dejaste. Te llevo sobre los parpados, entre mis dedos. Te llevo dentro mío, en los pensamientos, en mis latidos. Te llevo en los recuerdos, en los ayeres, en lo que sigue siendo nuestro. Te llevo entre las comisuras, bajo las costillas, entre mis pechos. Te llevo también en las heridas, en el nudo que formas en mi garganta cuando te miro, en mis sueños, en mis noches de insomnio... Y hoy, no sabes lo duro que es creer tenerte sin siquiera hacerlo realmente.





3/8/15

La musa ausente


No sé que extraño más; Tu boca, tu sonrisa o nuestros besos sabor a nicotina, y no puedo decidir entre seguir mirandote a medias entre recuerdos o a los ojos, mismos que hace tanto me propuse a olvidar... Y no sé si lo recuerdes, pero solíamos tomarnos de las manos y desaparecer ya entrada la noche, bajo el efecto del alcohol, y tú me besabas y decías que te gustaba más así, libre, despeinada, feliz. Tampoco sé si te acuerdes pero las horas solían hacerse minutos cuando de noche caminábamos juntos,  riendo de nuestra mutua libertad.
Y tú pasabas tus dedos por mi cabello y me deletreabas poemas al oído que hoy no olvido.
Y de noche, siempre de noche, nuestros mejores momentos solían llegar, cuando el sol dormía y la luna iluminaba tu rostro de terciopelo que yo solía acariciar con las yemas de mis dedos y jugaba a dibujar todas tus pecas y te besaba... Como aquél día en el que nació nuestro primer beso, ese mismo que un día le puso fin a todo, pues fue un beso de despedida, el que selló como juramento nuestro más íntimo secreto... 
Y no sé si aún recuerdes el día en que la marea se llevó nuestros rastros de inocencia, fundiéndolos como uno mismo en medio del mar, haciéndolos parte de si. Y si te lo confieso, he tratado ya de borrar las memorias, de quemar los momentos y desvanecer los flashbacks pero inevitablemente siempre regresan a mí, como lo hacen mis ganas de extrañarte un poco menos, pero nada me resta hoy más que dormir bajo el filo de una noche donde la única luz que miro es la de este cigarro que me acompaña y se desliza lento por mis dedos hasta acabar muriendo.
Y te pienso, te miro, te recuerdo y al final me muero un poco por dentro.

1/7/15

Mélodie




Un amor sin armonía no crea melodía, 
y tú y yo somos mi canción preferida.
Permíteme escucharnos una tras otra vez, 
que yo no me canso de lo nuestro.
Seamos notas o seamos música, 
seamos escenas o capítulos escritos
Y hagamos de nosotros
una historia que no se termine nunca.

Ayer, hoy y mañana.




Tal vez mañana nos olvidemos y no seamos más que un fragmento del ayer.
Hoy sólo sé que te quiero, que me quieres y que no quiero nada más;
Y puede que yo no sea la más indicada para ti, tal vez ni siquiera tú lo seas para mí, pero ¿Que más da si yo te quiero? Quiero vivir nuestro presente como si no existiera un hasta luego...
Quiéreme, aunque no sea por siempre, quiéreme, aunque mañana no esté.
Quiéreme y te prometo que durante cada instante que pases a mi lado yo te querré con un amor fuerte, cálido y sincero.





10/6/15

... Del año pasado.

Arregla tus asuntos que yo arreglaré los míos, sigue tu camino que ya encontraré el mío, sin ti. Tomaré mis maletas y las llenaré de anhelos y esperanza para el futuro... Ahora que te vas, soy libre de elegir y de convertirme en quien soy en realidad.
Ten cuidado, pues, tu falta de atención te podría hacer caer, sólo que esta vez yo no estaré ahí para caer contigo.
Te puedes ir, ahora que también yo me voy, pues me esperan nuevos caminos, otras personas y nuevas experiencias quizá. 
Llévate los recuerdos, para que cuando te sientas solo, los empañes de lagrimas, para que cuando te des cuenta yo ya no esté ahí. Quédate con los porqués, con tus dudas e inseguridades, busca a alguien que haga por ti el doble de lo que yo hice alguna vez, alguien sin reacción después del efecto, alguien paciente. Yo me quedaré con lo que queda de mí y el resto te lo dejo a ti. Fuiste el tropiezo más lindo y doloroso de mi vida, fuiste mi cura y mi adicción, pero hoy no eres más que el reflejo de un simple adiós escrito en prosa...

8/6/15

Tu aroma


Me he encontrado con tu aroma una tras otra vez desde que te fuiste, recordándome constantemente sobre ti... En la calle, en la regadera, entre las sábanas, sobre mi ropa. Tu esencia está por todas partes... Te vuelves tan difícil de olvidar.
Me acuerdo de cuando perfumabas tu cuello y tus muñecas, de cuando te besaba y tu esencia se quedaba sobre mi piel y mi ropa, dónde al llegar a casa aún te sentía, pues olía un poquito a ti.
Las cosas son tan distintas ahora que nuestras vidas han tomado otros caminos, y yo que me niego a olvidar tu aroma, pues está en donde quiera que me encuentro, percibiendolo hasta  en otras personas.
Tengo un problema, y es que nunca olvido un aroma, incluso si pasan los años, por lo que no sé  si alguna vez olvidaré el tuyo. ¿Podré algún día oler tu esencia en sitios ajenos sin recordarte? Te guardé bien en la memoria y quisiera que no fuera más así pues simple y llanamente, ese aroma tuyo me condena a pensar de nuevo en ti...

27/5/15

Un todo



Tú no eres "mi todo", porque mi todo es mi vida, mi felicidad, mis ganas, yo misma.
No eres "mi cielo" porque el cielo está allá arriba, y sin embargo tú eres una estrella, de esas que iluminan más lindo cada una de mis noches.
No eres "todo lo que tengo", porque antes que a ti, me tengo a mí.
Y con esto no digo que no seas importante, porque debes saber que tú formas parte de todo eso que amo y que me hace más amena la vida.
Eres parte de esas sonrisas matutinas que nacen al recordarte apenas me despierto y aunque no eres todo en lo que pienso, tú das vueltas en mi cabeza sin darte cuenta y eso es más que suficiente para que sepas que te quiero.
Podría vivir sin ti, mas la diferencia es que no quiero, porque tú formas parte de 'mi todo'.
Y respecto a mí, yo no busco ser tu todo, tu pedazo de cielo ni tu única inspiración, pero si busco complementarte, hacerte más feliz y ser parte de 'todo eso que amas de vivir'.
No busco que seamos "uno mismo" porque es de ti y de la libertad de ser quien eres de lo que me enamoré y quiero que siga siendo así.
No quiero ser lo que más ames, porque si algún día te falto, serás tú a quien más debas amar. No digo que no me quieras; ámame con locura, quiéreme con harto cariño, pero jamás dejes que ese amor sobrepase el que tienes por ti mismo.

Te quiero, y cuando te digo que te quiero también te confieso que te amo.




23/5/15

Dependencias emocionales (pensamiento)


Muchas personas confunden el querer a alguien y sentir alegría de estar con esa persona con el "no poder vivir sin ella y no saber qué hacer si esa persona algún día les falta", cosa mala  puesto que por una o varias razones eventualmente podemos perder a esa persona, ya sea por algo tan simple como alejarse el uno del otro hasta algo tan trágico como la muerte.
Nunca es bueno depender de las personas y pienso que para poder ser feliz con alguien y dar lo mejor de ti, es necesario primero ser feliz contigo mismo, amarte primero a ti y convencerte cada día de ello.
La dependencia emocional puede convertirse en algo tóxico que poco a poco convierte una buena relación en una enfermiza hasta que se muere. Además, si lo piensas de este modo, tú eres el único que cargará contigo desde que naces hasta que mueres, por lo que la independencia ya sea emocional o no, siempre será indispensable.
Por mucho que se ame a una persona, nunca se debe perder esto, porque por romántico que suene, no es sano 'disolverse' con la otra persona para "ser uno solo". La verdad es que esa frase no tiene nada de lindo, ya que eso te obliga a perder tu individualidad y olvidarte por completo de ti y tus necesidades.
En estos casos, nosotros mismos somos quienes nos permitimos o nos negamos nuestra propia libertad, y el amor es uno de los sentimientos más hermosos por lo que no vale la pena marchitarlos con una inutil dependencia que a la larga nos causará mucho daño.

13/5/15

Debate con la muerte

Debatiendo con la muerte, me indica que mi vida llegó a su fin.
Debatiendo con mis miedos, me cuentan que por darles rienda suelta me tropecé con mis sueños para no vivirlos nunca por ser siempre temerosa.
Debatiendo conmigo misma; ya nada importa, la muerte me llegó, les pido que no me lloren ni visiten mi lápida, que nunca estuve ahí. Mi espíritu ahora es libre, se ha ido, tan sólo mi cuerpo se ha quedado aquí, refundido dentro de un ataúd a tres metros bajo tierra, compartiendo choza con tantos cadáveres más.
Y debato también con el dolor; pues las lágrimas se me terminaron una vez que mi corazón se detuvo, lo dejé todo inconcluso, pero ¿Qué más da? Si muerta estoy... Atraje a la muerte sin querer, ¿... O será que ella me atrajo a mí? Oh, temida muerte, vestida de cuervo, me sedujiste con tu beso letal que me consumió la vida entera. Te entrego mi cuerpo, mas no mis alas para volar siempre lejos.

4/5/15

Seis de abril.



Me dijo que me amaba...
Era de madrugada, el viento soplaba débilmente y el cielo estaba cubierto de nubes grises y estrellas que escupían la luz a la ciudad.
Sus cabellos se movían, bailaban al compás del viento y su boca me sonreía, me besaba lento.
Sus manos rodeaban mi cintura suavemente, como quien ama por primera vez.
Y miramos juntos la ciudad mientras nos abrazamos y yo apoyaba mi cabeza sobre su hombro.
Nos hablamos con la mirada, con el pensamiento, sin las palabras y nos dijimos tanto sin pronunciar nada.
De pronto, alcé de mis labios un "te quiero" y él, me lo devolvió, libre, sin rodeos, sólo que, en vez de un "te quiero" esta vez fue un "te amo", dulce, sincero, tan tibio. No supe que decir y un beso le dí.
Y lo leí en sus expresiones, que no esperaba nada a cambio, tan sólo la satisfacción de decirlo por primera vez.

3/5/15

Palabras no pronunciadas



Nunca te dije sobre las veces que te lloré en silencio ni de las noches largas que madrugué por no sacarte de mi mente. Tampoco te dije sobre lo mal que lo pasaba cuando tomaba el bus de vuelta a casa acompañada tan sólo de los kilómetros y esas malditas 13 horas de distancia. Jamás supiste que al llegar a mi asiento, sin que otros me vieran, derramaba un par de lagrimas al encontrarme con la incertidumbre de no saber cuando te volvería a ver. Y llegando a casa, el único recuerdo que de ti quedaba se resumía en fotos en las que tú estabas y en los momentos que amargos o dulces, eran sólo nuestros... Tampoco te dije que por ti, mis cuadernos se llenaban de poesía, ni que aún después de todo lo sucedido te volví a soñar durante varias noches, hasta que decidí olvidarte, a olvidarnos por completo.
Tu recuerdo yacía en mí como las cenizas que no abandonan, pero que impregnan de gris la cabeza.

Me obligué a deshacerme de ti, de todo rastro clavado en mi mente, de nuestros momentos vividos, de nuestras huellas dejadas en el otro.
Me obligué a ya no quererte, a olvidarte, a dejarte atrás, junto a las sobras de lo que fuimos. Me obligué a mirar hacia adelante, a caminar aun con los pies malheridos.

... Y aún si me dicen que fuiste un error en mi vida, yo creo que fuiste una experiencia más, de esas que a uno le hace falta vivir, de esas que duelen pero que te recuerdan que del dolor también se aprende.

Y así fue que aprendí a olvidar, por que me hacías mal, por que me aferré a ti con uñas y dientes, por que me dolías, porque yo ya no era "yo", sino "nosotros". Te dejé por que olvidé quererme por quererte, olvidé cuidarme por cuidarte, por que me envenené de ti, por mi basta inmadurez en esto que llamamos "amor".

¿Amor...?
Te diré que, sin lugar a dudas es el regalo más divino y a veces el más terrible que se nos da... El amor puede ser tan subjetivo, tan maleable, pues puede transformarse en felicidad así como en dolor puro, pero a diferencia de "la materia" éste si se crea y también se destruye...

No te voy a decir más mentiras, te confieso que por ti me perdí, pero hizo falta tener que perderme para poder encontrar mi verdadero ser... Y gracias a ti, conocí lo que en realidad no quiero, lo que me hace daño. Y si un día te encuentro otra vez, sabré que no fuíste un error, sino una experiencia, por que después de todo, contigo también aprendí.

Y aún si crees que te odio no estás en lo cierto, pues tanto me deshice de ti que todo sentimiento desapareció, aún si fuese alguno malo, y que quede claro que no me extrañas a mí, tan sólo a lo que fuimos, porque hoy no somos más que una simple causa perdida.

Pensamiento





Me impregnas de deseo bajo las sabanas,
cuando tu sexo me pide a gritos que lo acaricie.

Se fue

Se llevó consigo hasta el recuerdo de lo nuestro, dejando sólo el llano reflejo de su ausencia y llenando de melancolía, la habitación vacía.
Si pudiera describir con suspiros cada momento que le añoro, terminaría sin ningún aliento, con los pulmones ahogados en anhelo roto y el corazón hecho hielo...

Condena


Me pierdo en el reflejo de perla 
que divaga libre entre tus ojos,
condenándome a una cárcel 
que me obliga a mirar más allá
y a atravesar por sus profundos lagos de miel,
que a ausencia de luz se tornan en un mar negro...


Ella



Quisiera deslizarme sobre la curvatura de tus clavículas y resbalar hasta tu cintura, enredarme entre los nudos de tu cabello y caer sobre tus nudillos en forma de palidas dunas. Quisiera navegar entre el mar verde de tus ojos y acariciar cada lunar que cubre tu cuerpo de seda.
Quiero divagar entre el negro de tus pupilas y despertar colgando de tu ombligo, morir en un beso y renacer entre los huecos de tus dedos.

28/4/15

La flecha



Quisiera lanzar la flecha y dar el tiro directo al corazón, dejar ceder mis ganas, bañar nuestra soledad en agua de lluvia, recrear sonrisas con momentos, dejar las lagrimas confundirse con los ríos y nuestros lunares con estrellas.
Quiero dejar mi huella invisible sobre tu piel, desvanecer entre cada parpadeo que das y recorrer con mi lengua toda tu figura, que nuestros labios se encuentren y jueguen a besarse y contengan entre ellos las palabras, hasta que se desborden como poemas que no podamos concluir nunca. Quiero que el fuego consuma todos nuestros pecados hasta morir en las cenizas y liberalas al amanecer como alguna vez tú y yo nos prometimos.

13/4/15

Detalles de ti



Me gusta la forma en que tu mirada acaricia lento cada rincón de mi cuerpo, esparciendo nudos de sal sobre mi piel... Y si de piel hablamos, me gusta la tuya, tan pálida y suave, tan tibia y adornada por esos pequeños lunares que me gustaría poder unir, formar espirales con ellos o escribir mi nombre.
Me gustan tus manos, desde tus nudillos hasta la punta de tus dedos, me gusta tu cuello, desde tus clavículas hasta tus hombros, me gusta tu ombligo y las marcas que sobresalen de tu abdomen. Me gusta como caminas, el color de tu cabello, la linea de tus cejas. Me gustan las marcas que se forman al rededor de tus labios cuando sonríes y como tus ojitos parecen hacerse más pequeños cuando te ríes.
Me gustas cuando duermes y respiras mas aprisa, cuando te meces en tus sueños y no sabes que yo te miro.
Me gusta cada pequeño tramo de ti, desde la punta de tu nariz hasta las comisuras de tus labios, desde tus lagrimales hasta tus pestañas... Me gusta cuando suspiras, cuando dices mi nombre, cuando tus ojos se iluminan al hablarme de algo que tanto te apasiona.

Me gusta cuando tomas mi mano y entrelazas tus dedos con los míos, llenando los espacios vacíos. Me gusta tu forma tan infantil de portarte a veces y la forma tan adulta que adoptas otras veces.
Me gusta cuando me abrazas, como no queriendo soltarme nunca. Me gusta cuando me besas repentinamente, como cuando me dices que me quieres y yo no me lo espero.

Me gusta cuando recargas tu cabeza contra la mía o sobre mi pecho, en mi hombro o mis piernas cuando estamos juntos.
Me gusta que te guste, que me quieras y que te quiera. Pero lo cierto es, que un poema no me basta para cuantificar lo mucho que significas para mí.

Imagina, que honor, que un poeta se enamore de ti y te haga eterno plasmandote entre versos.

17/3/15

Entibiame



No le pidas al poeta deprimido que escriba prosas de alegría, tan sólo besale en los labios, en el cuello y acaricia su cabello, juega con sus dedos y entrelazalos con los tuyos, desliza tus manos sobre su piel, entibiale el alma, el cuerpo, la tristeza.

No le pidas al poeta deprimido una sonrisa, mejor robala de entre sus labios, provocala, roza su piel y sientela, acariciala.
Envuelve su cuerpo entre tus brazos, sé su inspiración, su musa, que de versos tristes pase a prosas tiernas, desvariadas, de amor.
Por lo que yo te pido, que me entibies el alma, el cuerpo, las caricias, los pensamientos, los sentimientos, que tengo frío.
Y róbame mil besos, róbame hasta el tiempo, pero nunca las ganas de estar contigo...

Y si quieres, quítamelo todo, empieza por la ropa, los malos ratos, los nudos de mi cabello, las heridas de mis nudillos, pero nunca mis ansias de hacerlo todo contigo. Entibiame hasta quemar, róbame la mirada, las lagrimas, la monotonía y endulza mi boca con tu lengua, mis tardes con tu recuerdo y mis noches con pensamientos inundados de ti, que como goteras caen sobre mí.

Róbame el aliento, los suspiros, los latidos, róbame si quieres hasta los versos, las notas y el sabor de mis besos... Róbame por las tardes, por días o durante horas y hazme tuya entre el calor de tus brazos. Entíbiame, tócame y quiéreme, que hoy, no quiero a nadie más que a ti.

8/2/15

Inexistente



Qué tu manto estelar de pecas no se inunde jamás con el mar verde de tus ojos. Qué de tus labios rojos no salga nunca un "adiós" lleno de lamentos.
Estrella mía, que tu luz blanca no se apague, no dejes de brillar que tu sonrisa linda ilumina mi penumbra.
Bella musa, te pido, qué de tus pensamientos no me dejes escapar nunca, que te espero con terribles ansias sobre la cama, sentada mirando hacia la nada, deseando verte cruzar por la puerta tan sólo para tocar tu mano para que me lleves lejos de este mundo que cada vez me ahoga un poco más bajo la oscuridad humana.

Me gusta como trazas figuras en el aire con el suspiro de tu aliento, como acaricias mis alas que están un poco rotas por el infierno que crucé para poder tenerte, mas cuando creo que ya te tengo, tú vuelas lejos, a otros cielos o infiernos, desapareces entre la niebla y regresas cuando ves a tu poeta enamorada entristecer sobre la cama... Teñida de rojo, sumergida en lluvia de ojos negros.
... Y ven, pero ya no te alejes nunca.

9/1/15

Eres paradoja

Irónico no es el que me quieras,
sino que lo hagas cuando ya no estoy.
Irónico no es el que me extrañes,
sino que lo hagas cuando ya por fin te olvidé.
No ansíes más mi presencia,
pues recuerda, tú antes exigías mi ausencia.

Vaya paradoja que eres.