8/2/15

Inexistente



Qué tu manto estelar de pecas no se inunde jamás con el mar verde de tus ojos. Qué de tus labios rojos no salga nunca un "adiós" lleno de lamentos.
Estrella mía, que tu luz blanca no se apague, no dejes de brillar que tu sonrisa linda ilumina mi penumbra.
Bella musa, te pido, qué de tus pensamientos no me dejes escapar nunca, que te espero con terribles ansias sobre la cama, sentada mirando hacia la nada, deseando verte cruzar por la puerta tan sólo para tocar tu mano para que me lleves lejos de este mundo que cada vez me ahoga un poco más bajo la oscuridad humana.

Me gusta como trazas figuras en el aire con el suspiro de tu aliento, como acaricias mis alas que están un poco rotas por el infierno que crucé para poder tenerte, mas cuando creo que ya te tengo, tú vuelas lejos, a otros cielos o infiernos, desapareces entre la niebla y regresas cuando ves a tu poeta enamorada entristecer sobre la cama... Teñida de rojo, sumergida en lluvia de ojos negros.
... Y ven, pero ya no te alejes nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario...