10/6/15

... Del año pasado.

Arregla tus asuntos que yo arreglaré los míos, sigue tu camino que ya encontraré el mío, sin ti. Tomaré mis maletas y las llenaré de anhelos y esperanza para el futuro... Ahora que te vas, soy libre de elegir y de convertirme en quien soy en realidad.
Ten cuidado, pues, tu falta de atención te podría hacer caer, sólo que esta vez yo no estaré ahí para caer contigo.
Te puedes ir, ahora que también yo me voy, pues me esperan nuevos caminos, otras personas y nuevas experiencias quizá. 
Llévate los recuerdos, para que cuando te sientas solo, los empañes de lagrimas, para que cuando te des cuenta yo ya no esté ahí. Quédate con los porqués, con tus dudas e inseguridades, busca a alguien que haga por ti el doble de lo que yo hice alguna vez, alguien sin reacción después del efecto, alguien paciente. Yo me quedaré con lo que queda de mí y el resto te lo dejo a ti. Fuiste el tropiezo más lindo y doloroso de mi vida, fuiste mi cura y mi adicción, pero hoy no eres más que el reflejo de un simple adiós escrito en prosa...

8/6/15

Tu aroma


Me he encontrado con tu aroma una tras otra vez desde que te fuiste, recordándome constantemente sobre ti... En la calle, en la regadera, entre las sábanas, sobre mi ropa. Tu esencia está por todas partes... Te vuelves tan difícil de olvidar.
Me acuerdo de cuando perfumabas tu cuello y tus muñecas, de cuando te besaba y tu esencia se quedaba sobre mi piel y mi ropa, dónde al llegar a casa aún te sentía, pues olía un poquito a ti.
Las cosas son tan distintas ahora que nuestras vidas han tomado otros caminos, y yo que me niego a olvidar tu aroma, pues está en donde quiera que me encuentro, percibiendolo hasta  en otras personas.
Tengo un problema, y es que nunca olvido un aroma, incluso si pasan los años, por lo que no sé  si alguna vez olvidaré el tuyo. ¿Podré algún día oler tu esencia en sitios ajenos sin recordarte? Te guardé bien en la memoria y quisiera que no fuera más así pues simple y llanamente, ese aroma tuyo me condena a pensar de nuevo en ti...