13/10/15

Café de ti


... Y como un café que solía ser humeante, en algún momento nos enfriamos, dejamos de querernos, de sentirnos. Nos disolvimos en el frío, nos perdimos entre la espuma, nos bañamos en el olvido. Y como un café amargo, pronto se nos terminó la dulzura, volviendonos tristes, inconformes, testarudos.... Y de ser mi trago preferido, pasaste a ser el menos deseado, porque el mal sabor de boca nada me lo quita. Sabor amargo, nostálgico, crudo, en el que no te siento, no te siento más, pero te recuerdo...
Y pensar que figurabas perfecto en mis pensamientos cuando de embriagarme de ti se trataba. Más ya no eres el café mío, que solía entibiarme el cuerpo, los labios, el pecho. Ya no más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escríbeme un mensaje, verso o comentario aquí.