16/11/15

No sabía amar

Recuerdo cuando amaba sin ser lo suficientemente consciente, aventándome a un infinito vacío sin miedo a caer. Recuerdo cuando creía que mi forma loca de amar era la más dulce y sensata, por irónico que esto suene... Decía que mi manera de amar era la mejor de todas. La más tierna, la más grata, la más sana. Bonita mentira la que vivía.
Recuerdo cuando dejé de llamarme "singular" para convertirme en nada menos que  un amargo "plural". Recuerdo haberme olvidado de mí, tan sólo por recordarlo a él. Recuerdo haber sido muy ilusa y torpe, tan inconsciente a la hora de amar.
Me acuerdo del dolor, del sabor amargo, de los ratos no tan gratos.

Aprendí que mi forma de amar me ataba a la esclavitud, a la libertad condicional, cortandome las alas, porque ya no me servían para volar junto a él sino para restringirme a permanecer con él.
Recuerdo haberme cegado a la cruda realidad, fingiendo que todo se resumía en una perfección que no existía.

No sabía amar.

No sabía querer.

... No sabía quererme.

No sabía lo que se sentía ser verdaderamente amada. No sabía que para amar y que me amaran, debía comenzar conmigo misma. Qué para pertenecer a un "plural", antes debía ser "singular".
No sabía que NO todo se hace por amor. Qué a veces uno está antes que el otro.
... No sabía amar. Y sin embargo, yo creía saberlo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario...