13/4/15

Detalles de ti



Si no te he dicho aún cada cosa maravillosa que me gusta de ti, es este el momento, son estos mis versos que te dedico y dejo esparcir muy dentro de ti.

Y es que...
Me gusta cuando me miras, con tus ojitos perdidos, con tu mirada acariciando cada parte de mi cuerpo, esparciendo poemas en mi piel... Y si de piel hablamos, me gusta la tuya, tan pálida y suave, tan tibia y ligeramente adornada por lunares, que me gustaría unir, formar laberintos con ellos, o escribir mi nombre quizás.
Me gustan tus manos, desde tus nudillos hasta la punta de tus dedos, me gusta tu cuello, desde tus clavículas hasta tus hombros, me gusta tu ombligo y las marcas que sobresalen de tu abdomen. Me gusta como caminas, el color de tu cabello, la linea de tus cejas. Me gustan las marcas que se forman al rededor de tus labios cuando sonríes y como tus ojitos parecen disminuir en tamaño cuando más te ríes.
Me gustas cuando duermes y respiras mas aprisa, cuando te deslizas en tus sueños y no sabes que yo te miro.
Me gusta cada rasgo de ti, desde la punta de tu nariz hasta las comisuras de tus labios, desde tus lagrimales hasta tus pestañas... Me gusta cuando suspiras, cuando dices mi nombre, cuando miro nacer el brillo en tus ojos al hablarme de algo que te maravilla.

Me gusta cuando tomas mi mano y entrelazas tus dedos contra los míos, llenando los espacios vacíos. Me gusta tu forma infantil de portarte a veces y la forma tan adulta que adoptas otras veces.
Me gustas cuando me abrazas, como no queriendo soltarme nunca. Me gustas cuando me besas repentinamente, como cuando me dices que me quieres y yo no me lo espero.

Me gusta cuando recargas tu cabeza contra la mía o sobre mi pecho, en mi hombro o mis piernas cuando estamos juntos.
Me gusta que te guste, que me quieras y que te quiera. Pero lo cierto es, que un poema no me basta para cuantificar lo mucho que significas tú para mí.

Imagina, que honor, que un escritor se enamore de ti y te haga eterno entre versos, poemas y escritos para ti.