18/9/15

Musa fantasma



Un deleite el poder saborearte entre cada verso escrito; aún sabiendo que estás ausente. Tú, mi musa ausente, dulce fantasma anacrónico, que no estás más aquí, pero aún te siento. Y nuestros corazones laten juntos, a distancia, enredados entre las calles, las carreteras. Y laten, bom-bom, bom-bom. Laten nostálgicos sobre la llanura de nuestros recuerdos. Bom-bom, no te olvido. Bom-bom. Y la tristeza se nos dispersa dentro, por las venas, recordando juntos, recordando separados. Mi musa que me dejó vacía, escribiendo versos de la más dulce agonía, nuestros amargos momentos. No estás. Bum-bum. Y te siento. Ya no estás. Bum-bum, te recuerdo, mi musa de hialino, y te veo oscilar, vagando llanamente entre mis memorias, pero no te tengo. No te tengo. No te tuve.