1/11/15

Paradoja de amor



¿Recuerdas esos tiempos en los que temías que el día en que por fin te amara jamás llegara?
Aquellos tiempos en los que en el fondo me dolía que tu mirada de pronto se apagara con sólo expresarme ese miedo sobre un amor que podría no ser correspondido.

Y sin embargo, hoy y contrario a lo tanto miedo le tenías, eres, fuiste y mientras esto siga andando, serás el primero en saber que hoy te amo a mi manera, con una fuerza, con una intensidad y una profundidad en la que sólo yo podría sumergirme con un fervor que pondría en palabras poéticas para depositarlas luego con besos tiernos sobre tu piel o con miradas perdidas entre el marrón de tus ojos... Esos ojos tuyos que siempre me invitan a probarte.

... Si tú supieras que todo lo que siento por ti va más alla de lo que puedo expresar y que me siento tan débil ante la fuerza tan grande de este sentimiento que convierto en mil poemas que quisiera poder darte, sabrías entonces que existen tantas maneras de poder decirte lo que cada fibra de mi ser siente por ti pero que tristemente jamás me doy a vasto con ninguna... Y esto a su vez me hace la persona más feliz cuando estoy junto a ti. Es por eso que lo que siento, me hace entrar en la paradoja más bella que alguna vez he sentido.


Nota mental para mí:

No dejes nunca que la belleza que habita dentro de ti, tus ganas de vivir, tu alegría y tu sonrisa mueran por ninguna razón por grande que esta sea.
Eres un ave libre, que canta, vuela y que es de este modo porque tiene esa dulce devoción de vivir y que eso, NUNCA NADIE te lo arrebate porque es una de las cosas más bellas y valiosas que una persona puede poseer.



Esta foto, la tomé un día en el que al estar deprimida, falté a clases. Fue uno de mis peores semestres, por cierto.

Me pareció una pena que un ave tan hermosa como esta haya muerto de esa manera. Fue algo que me pareció trágico. Recordé esta foto luego de mirar mis archivos personales y al llegar a ella, me hizo pensar acerca de lo que es la vida misma, que suele ser dura para las almas más bellas y que pega golpes tan fuertes que a veces algunos nunca se recuperan, pues mueren ahí mismo.
No me gustaría profundizar demasiado sobre mi vida o los temas que habitan en ella constantemente, pero aquel semestre del que hablo fue en verdad uno de los más duros que viví  debido a problemas exteriores a la universidad; Estuve a punto de perder mi carrera profesional y con ello mis ganas de seguir, de levantarme y de mirar hacia adelante.

Siempre he dicho que me tocó vivir una vida bastante fuera de lo común, pues pareciera ser sacada de un cuento compuesto por todos los posibles géneros existentes, a veces incluso siento que los vivo todos a la misma vez de modo que se recrean capítulos de mi vida tan fuertes y tan fuera de lo convencional que me cuesta decir que he conocido al menos a una persona en mi misma situación.

No se qué clase de vida me haya tocado vivir ni el porqué, pero escribo esta nota mental para mí misma para que en un futuro, sea cercano o lejano, no me rinda ni deje que nada intente arrasar conmigo como con esa ave que me encontré aquél día.

Desde que entré en la pubertad o incluso quizá desde antes, he sido una persona depresiva y sensible, por lo que me es fácil caer en constantes altibajos, algunos más bajos que otros, pero a pesar de que muchas veces he querido rendirme, sigoquí enfrentando la batalla, levantandome luego de cada caída y volviendo a pelear y eso es algo que nunca quiero perder porque es lo que mejor define mi persona y me vuelve más valiosa pues es lo que me forja a crear un espíritu más fuerte y sé que de seguir así,  un día podré mirar atrás con una sonrisa y sentirme feliz de que a pesar de toda la mierda haya sucedido, jamás me di por vencida.

Quiero seguir siendo el ave libre, bella y ligera que siempre he sido, yo quiero vivir, ya no sólo existir.