18/10/16

Ángel



Querías un ángel. Tú querías un ángel, vestido de seda, con alas blancas y frondosas, con una aureola multicolor que reflejara su belleza ante la luz pura o la penumbra.
Querías un ángel que te cuidara, que de algún modo te dijera que hacer en tiempos desesperados, un ángel que te guiara, que con su inmaculada belleza te diera fe y esperanza en éste mundo que te parecía tan cruel e inaudito.
Qué tiempos aquellos, cuando eras más joven y creías que podías tener tu propio ángel, uno que te amara y te protegiera entre sus brazos.

Y entonces un día, ese ángel que tanto anhelabas llegó a tu vida, lo recibiste con incertidumbre, pero luego lo arropaste entre tus brazos, lo alimentaste y lo cuidaste, lo miraste crecer y cuando por fin llegó el día en que tu ángel podía pensar por sí mismo y tomar sus propias decisiones, tú decidiste que ya no querías más un ángel, que su luz te quemaba y deslumbraba demasiado. Decidiste que ya no querías cuidar más de él y que quizá debías mal tratarlo para que su luz cesara y dejara de quemarte las corneas y tan sólo así tú pudieras acercarte un poco a él sin sentir que te deshacías en el intento. Querías quitarle su lado angelical, volverlo humano, imperfecto, que su luz se apagara o al menos brillase apenas lo mismo que la tuya.
Decidiste que ese ángel era demasiado para ti pero que debía ser sólo tuyo así que intentaste arrojarlo al vacío más profundo de su alma para que ya no fuera demasiado bueno, tan sólo bueno, merecedor de ti. Vaya pena. Y escupiste en él, lo rompiste en todas las piezas que te fue posible y lo miraste levantarse de nuevo, roto pero más hermoso que nunca, porque su fortaleza era lo que lo hacía bello, lo que forjaba su espíritu, y tú comenzaste a envidiar su brillo, su fortaleza, su belleza que por más que lo intentabas, no perecía. Y seguiste intentando marchitar a tu preciado ángel, al punto de querer arrebatarle la inocencia que habitaba en su mirada y la bondad que había entre sus manos, más sin embargo sólo lograste manchar su túnica con tu coraje y tu desprecio...

Entonces un día éste ángel decidió que ya era demasiado, que había perdido un ala en medio de la batalla entre tú y sus múltiples derrotas entre su amor y tu odio y que ya no podía ser tu ángel, y así sin más se marchó, así, sin poder volar, sin decir adiós, sin ningún remordimiento.
Y tú... Tú has decidido que después de todo, quieres a tu ángel de vuelta, pues ahora y más que nunca, te aterra la penumbra.


30/8/16

Wanderlust (pensamiento)



Me encantaría salir de esta ciudad una vez más, perderme varias veces y volver encontrarme, conocer sitios nuevos, caminar descalza sobre un bosque o cerca de algún lago, sentir la lluvia, correr libre, meditar, escalar montañas, conocer diferentes carreteras, aprenderme nuevas direcciones. Me encantaría volver a viajar pronto, lejos, acampar, explorar, no importa si voy sola o acompañada, tan sólo deseo viajar, conocer el mundo entero.

23/8/16

Hoy me pregunto qué haré cuando el eco de la lluvia me recuerde a ti, a nuestras tardes abrazados bajo las cobijas, a nuestros ayeres de hacer el amor con el dulce sonido de la tormenta.
Me pregunto qué le diré a la luna cuando no me escuche cantar más sobre ti, cuando no estes a mi lado y no pueda acurrucarme más entre tus brazos.
Tan sólo me pregunto, qué le diré a este necio corazón cuando dejes de ser mío, cuando las distancias nos separen y nuestros cuerpos empiecen a extrañarse...
Hoy me pregunto, a quién le contaré sobre mi locura, quién será mi calma y mi cordura, si no eres tú, mi amor. Me pregunto con quién contaré las estrellas y los atardeceres, las primaveras y los inviernos cubiertos de nostalgia por no saber más de ti.

10/8/16

Nunca te lo dije

Nunca te lo dije pero contigo amar y soñar es más fácil, pues las horas parecen minutos y los besos tan sólo instantes que me separan del mundo y me llevan hasta otra realidad tan lejana...
Tampoco te lo dije pero me encanta la forma en que sonríes y la manera en que me ves cuando fingo que no me doy cuenta.
Nunca te dije que contigo anhelo más pasar las horas que con nadie, porque contigo sonrío más bonito y río más fuerte.
Nunca te lo dije pero aprendo tanto de ti día con día y me llena tanto el poder hacerlo...
Nunca te lo dije pero después de conocerte me di cuenta de que contigo aprendí a amar, a dar y recibir, a ya no tener miedo.
Tampoco te lo dije pero a veces cuando mi día acaba y algo me sucede, eres tú a quien quiero decirselo primero...
Nunca te lo dije, pero me conoces tanto y tan bien, que a veces me cuesta ocultar que he tenido un mal día pero de algún modo tú sabes siempre cómo reponer pronto a estos ojitos tristes.
Tampoco te lo dije, pero cada vez que dormimos juntos y tú me abrazas, me siento protegida, como  estar en casa... Por que bien dicen que el hogar es donde está nuestro corazón y el mío sin duda está contigo.
Te amo de tantas formas tan distintas que me es imposible ennumerarlas de una a una. Tan sólo sé que te amo de una manera tan profunda, tan extraordinaria, tan única e inigualable como a nadie he amado nunca antes...

3/8/16

No regreses

Por favor no regresemos más al pasado, quédate ahí, que es a donde ahora perteneces, porque tú no estás más en mí y nada importa si las cosas son así.
Por favor no regreses a pedir más explicaciones, pláticas inconclusas o tazas de café que terminan por enfriarse a solas sobre la mesa de un restaurante cualquiera.
Desvanecete con el viento, desaparece con la brisa y no regreses, que este corazón ama a otro que ya no eres más tú.
Apartate de los recuerdos, los ayeres felices e infelices, de los sueños y las promesas no cumplidos porque ya no importan más.  Dejemoslo todo en su lugar, en donde debe de estar: En el pasado. Porque tú y yo no somos más que eso, y mi presente te pide ya que me olvides, o tendrás que soportar con ello el dolor de verme besar otra boca, de sostener otras manos, de amar otro corazón, y mirar otros ojos que no son más los tuyos...

Un poco de mí y el pasado

De mi pasado no me gusta mucho hablar, creo que durante bastante tiempo he vivido dentro de este, aun y teniendo bien de frente un presente diferente. De la persona que alguna vez fui tampoco me gusta mucho presumir, pero si me gusta recordarla porque entonces me doy cuenta de que hoy soy una mejor versión de lo que ayer fui.

He cometido muchos errores, como todas las personas sobre este planeta, pero muchos de estos me han hecho la persona que hoy soy, pese a que siempre estaré en constante evolución debido a que aunque la perfección no exista, yo deseo acercarme un poco a esta al momento de equilibrar todo mi ser, mis emociones, mis pensamientos y acciones en una misma sintonía, formando con ello una hermosa canción que me gustaría escuchar una y otra vez y mejorar dentro de lo posible y etapa con etapa de mi vida en cada una de sus versiones.

Yo siento que soy un alma vieja, que aprendo muchas veces a la mala, pero a fin de cuentas aprendo, que caigo pero siempre me levanto y lo vuelvo a intentar,

Siento que me faltan aun tantas vidas por vivir, tantas cosas por hacer, tantas personas por amar, por que amo y siento demasiado, y me gusta poder expresarlo, no necesariamente de una manera romántica con todos los que aprecio.

Me gusta absorber lo bueno de la gente, lo inconveniente de esto es que a veces puedo absorber también lo malo, drenando con esto mi energía o mezclandola con la de otros, pero día con día aprendo a protegerme de las malas compañías y las vibras negativas que intentan entrar en mi ser.

Me gusta pasar tiempo a solas, conocerme más, meditar, profundizar más en mi persona y desechar todo lo malo. Lo detestable de esto es que a veces, y tan sólo a veces voy más allá de lo que debo y recuerdo de nuevo el pasado, la roca que llevo cargando sobre mi espalda y que no he conseguido aún dejar atrás del todo, aunque ya cada vez es menor el peso, haciéndome la carga y la vida más ligera. Sueño con algún día olvidar mi pasado lo suficiente como para que no me duela más, pero recordarlo lo suficiente para no perder de vista cada cosa que me hizo ser quien soy y no volver a caer en el mismo error.

Me gusta la música porque en ella no existen mis problemas, porque sólo somos mi instrumento, mi voz y mis notas al son de la música, danzando, con los ojos cerrados, viviendo en un sueño en el que no necesito de ninguna droga especial para separarme de mi realidad y a la vez permanecer en ella sin tocarla demasiado.

Me gusta tocar las manos de mis seres queridos porque en ellas siento la calidez de sus emociones, de su compañía, lo bonito que es estar unidos por medio de un lazo amistoso en el que no encuentro nada más que seguridad y bienestar...

Me gusta escribir porque es ahí donde puedo plasmar todo lo que siento y transmitirlo directa o indirectamente. Me gusta porque escribo dentro de mi silencio y soledad, pues desde el interior de mi persona exteriorizo cada cosa que quiero que el mundo lea a través de mi prosa...

Me gusta admirar los amaneceres y atardeceres, sentir el sol en mi piel cuando está a punto de morir la luz del día.
Me gusta dar largas caminatas a solas o en compañía, tocar el agua con los pies descalzos, caminar bajo la lluvia.

Me gusta oler el café por las mañanas y escuchar los sonidos quietos de la noche, las tormentas y el jazz.

Me gusta besar sus labios, tocarlo, abrazarlo, sentirlo, oler su perfume, mirar sus ojos, dormir juntos.

Me gusta mirar los ojos de las personas porque debido a mi pasado, yo puedo entender tantas de sus emociones sin que me digan una sola palabra.

El pasado, el pasado, es que siempre vuelvo a hablar sobre el pasado...

Entiendo que el pasado puede doler, que nos puede marcar, y vaya cicatrices y heridas que llevo conmigo dentro, pero ellas me enseñan que no hay batalla que hasta ahora yo haya perdido, pero también me dicen que debo dejar de pelear contra mi propio pasado de una vez por todas o terminaré llena de heridas y hasta entonces habré perdido contra todo lo que fue, lo que ya no está y lo que no importa más...

No sé que más decir, tan sólo que esto es un poco sobre mí... Soy un ser simple con una mente complicada.


25/7/16

Lo que pido

Qué mi luz no te ciegue,
Qué mi calor no te queme, 
Qué mi silencio no te aturda 
Y que mis demonios nunca te alejen, 
Es todo lo que pido...

24/7/16

Hechicero

Me encuentro bajo el encanto de tus ojos, del sabor a miel de tus labios y de tu cuerpo tibio que me roba la inocencia al mirarlo desnudo frente a mí. Me encuentro inmensamente atraída hacia cada mínimo tramo que te conforma, desde tus manos hasta tus cabellos y esas comillas tan lindas que se te forman alrededor de la boca cuando sonríes.
Deseo seguirte a donde estés, a tomarte de la mano y besarte desde los dedos hasta las clavículas y tu cuello que escandaliza tanto mi boca y mi lengua al tenerte tan de cerca.
Me siento irremediablemente enamorada del roce de tus labios contra los míos, de tu mirada y tu forma de hacerme tan tuya, aún y cuando creo que soy de nadie. Tú escribes con prosa silenciosa tu nombre sobre mi piel y sellas con el trazo de tus caricias cada espacio de mí que desea estar junto a ti...

22/7/16

Soledad contigo

Es increíble el infortunio de tenerte sin tenerte, de tocarte sin sentirte, de besarte sin probarte. Tan increíble es la paradoja de extrañarte estando a tu lado, de sentirte lejos aún cuando tu piel y la mía juegan a tocarse. Es tan amarga la mentira de sonreírte sin estar feliz, de besar tus labios con tal desgana, de mirarte ya sin las pupilas dilatadas, de simplemente mentirte en la cara escupiendo palabras insensatas...  Es inmenso el mar de soledad que siento dentro, aun y sabiendo que te tengo, que nos tenemos, o que alguna vez solíamos hacerlo...

13/7/16

Pensamiento

Llegando a este punto me cuesta mucho expresar abiertamente mis pensamientos debido a que estoy consciente de lo difícil que sería para algunos lograr entenderme sin pensar que estoy un poco loca.
Lo que quiero decir es que, hoy siento que la ropa me quema, que mi cuerpo me contiene aquí más de lo que debe, que mi espíritu quiere ser libre y viajar fuera de este planeta y dejar lejos todo esto que no me pertenece. Por que todo lo que amo, jamás ha sido mío, ni él mismo, ni el cielo o las estrellas, ni la belleza de este mundo lleno de gusanos y mariposas bellas.
Difícil es tener que explicarte mis ganas de poder tenerte y retenerte a mi lado y sin embargo sé que no me perteneces, ni tú ni todo lo que llamamos nuestro. Por que todo es mortal, algún día se tiene que acabar y lo que más triste me hace es que la vida sea tan corta. Ayer corría y cortaba margaritas, reía saltando la cuerda, lloraba con mi primer libro y jugaba con mis muñecas, hoy me preparo para ser un adulto más en una rutina común con una vida común. Y yo no quiero esto, no quiero ser uno más del montón, tengo tantas ganas de vivir y tanto por hacer que me cuesta aceptar que vida sólo hay una. 
Siento que de donde yo vengo la edad no existe y el cuerpo no envejece, y sin embargo cada día soy menos joven de lo que ayer fui, pues cada día florezco más por dentro y me marchito un poco por fuera. Pero yo no quiero esto, yo quiero más vidas para vivir, para amar y ser feliz, para encontrar más aventuras y crecer en espíritu y llenar un poco más mi alma...
Estoy inconforme con mi humanidad porque vida promedio es menos de 100 años y 100 años son tan pocos para vivir...
¿Por qué no ser como los árboles que siglos viven y crecen tanto y tan bellos? Me entristece enormemente la idea de que cada cosa que aprendo, que escucho, que veo, cada persona que entra a mi vida y amo algún día se irán pues para entonces mi tiempo vital en este mundo material se habrá terminado.
Yo siempre he pensado que después de la vida no sigue en sí una muerte que le de un fin a todo, porque entonces ¿Qué caso tendría vivir si todo lo que alguna vez has hecho, sido, aprendido y recreado también tiene que hacerlo? Grandes músicos, poetas, compositores, científicos, tantos conocimientos, tantas mentes tan brillantes simplemente... ¿Muertas? Y claro, sé que unos me dirán que hay quienes dejan su legado, su huella en el mundo, pero volvemos a lo mismo pues ello se transforma en algo que fuiste e hiciste pero lo que tú eres o lo que podrías llegar a hacer o en lo que podrías convertirte si no te venciera la muerte simplemente se extinguiría contigo, simplemente ya no podrías seguir haciendo nada de lo que haces ni perfeccionar ninguna de tus habilidades o enriquecerte como ser humano o compartirle al mundo entero nada pues ya estarías muerto... Quiero pensar que lejos de estar loca, hay otro plano existencial en el que podemos continuar otro tipo de vida con nuestro mismo espíritu engrandeciéndose conforme el aprendizaje, el descubrimiento y la evolución propia y que todo lo que en esta vida no nos alcanzó a hacer, ahí sí lo haremos. Pienso que esta vida en este plano existencial no es más que una prueba, en la que definiremos si hemos aprendido lo suficiente para avanzar al siguiente plano y continuar creciendo como espíritus y llenarnos de descubrimiento, amor y conocimiento o simplemente repetir la prueba o retroceder a otros planos siempre acompañados de un debido Karma.
Yo quiero creer que vida es esto y que hay algo más allá de lo que llamamos la muerte... Pues yo no le temo a la muerte, lo que yo temo es que esta vida no me sea suficiente...

Sumas de 2

Te escribo poesía sobre las líneas de una hoja cuadriculada, imaginando que somos dos números que se suman y siempre resultan ser uno mismo. Como un yin yang o el mismo cielo dibujado de día o de noche...
Juego a que seas mi musa a quien le escribo cuando se acerca la lluvia y te plasmo con palabras bellas entre los poemas que a nadie le dije jamás.

24/6/16

Sin título 1

Si tú supieras la cantidad de veces que te cruzas por mi mente en tan sólo un día y lo mucho que me provocas sentir, sé que entonces te darías cuenta de que te amo de una forma tan extraordinariamente inigualable, que lleva tu nombre el cual escribo infinitamente en la cuna de mis pensamientos, guardando el eco de tu voz en mis recuerdos y ensordeciendo todos mis miedos, pues eres tú la calma y el reflejo de todo lo que siento, eres lo que tanto quiero, y que de tanto amor me desespero, porqué no encuentro forma humana de expresarte todo lo que hoy me quema dentro, siento que me muero, que de tanto amor yo por ti me muero, y aun ni sabes lo mucho que te quiero...

24/5/16

Lúcido

Te llevo bajo el manto cálido de mi piel, entre cada rincón de mi ser y cada ángulo, cada comisura.
Me cubres de pies a cabeza y de costilla a costilla con tu esencia. Llevo tu fino perfume dentro de mí, y tu aroma dulce invadiéndome hasta los recuerdos.
Te guardo dentro del pecho, ahí en el corazón, donde nacen los deseos y te meces lento con cada latido que bombea aquí dentro ...
Eres mi sueño lúcido vuelto realidad, mi locura y mi pasión, eres lo que tanto anhelo, lo que amo y lo que deseo, eres mi calma, mi musa, mi más bella serendipia...


13/5/16

Eterno


Intenté de todo para olvidarte,
Más no conseguí otra cosa que recordarte.
Yo te llevo entre cada grieta del alma
Y tú estás siempre en mi mente,
donde quiera que me encuentre...
Y sin ti a mi lado, 
hasta el rastro de mi sombra se siente desolado...

Desierto... Mi corazón está tan desierto.
Pues no llueves más en él.
Y yo no soy más que un pobre diablo, de ti enamorado.
Por qué yo te quise, yo te quiero, y te querré...
¿Por siempre? No lo sé.
Sería una condena perpetua el tener que olvidarte.
¿Y si no?
Una condena sería igual,
el tener que amarte hasta siempre.
Por qué tú yaces eterno en  mí
hasta en el más nimio pensamiento...

12/5/16

Me aferro a tus brazos

Quisiera desaparecer contigo por un ratito, hacernos nuestros y detener el tiempo entre besos y versos varios.
Me gustaría llevarte lejos, a Madrid, Francia e Italia, viajar en barco de costa a costa y besarte de pies a cabeza, rincón por rincón.
Quisiera hacerte mío por más tiempo, retenerte sin atarte, tocarte sin quemarte.
Quisiera hacer contigo el amor, la felicidad y toda nuestra historia, quisiera que nunca más te fueras y que fuera tuya por más capítulos y que nuestros capítulos no se acabasen nunca, por que te quiero y por que me quieres, y hoy nada me resta mas que mecerme entre tus brazos al compás de una canción de amor.

3/5/16

Fruto de la discordia 01/09/11

Tú fuiste el fruto de la discordia al que nunca pude ni tocar más que en mis más crueles fantasías. Nos deseábamos tanto el uno al otro que aun al filo de mis noches solitarias puedo escuchar tu voz repitiendo las cosas que me decías y lo diminuta que me sentía al estar entre tus brazos. Y yo te deseaba, ¡Dios! Tanto deseaba sentir tu cuerpo  bajo las sábanas, más nunca me atreví a decir nada y preferí aferrarme a otros brazos que sin más, algún día me abandonarían del mismo modo que tú lo hiciste cuando yo te alejaba de mí, de mi boca y de mis más sucios deseos. Y he de admitir que yo no te quería pero te deseaba de tal modo que la carne se volvía débil.
Y pasado el tiempo, te confieso que aun guardo y resguardo el único tesoro que un día me diste, que si alguna vez lo recuerdas, sabrás que de ti hablo entre estas claras líneas, "Por que no hay mejor guardián que las palabras..." ¿Ya lo recuerdas?

17/3/16

Realidad alterna, el pacto

Yo la conocí en una dimensión distinta a esta, y juré que ella era mi alma gemela, la pieza rota que me faltaba. Nos conocimos ahí donde el cuerpo no existe y el alma se puede ver. Me di cuenta de que teníamos casi las mismas manchas kármicas, sólo que a diferencia suya, yo ya había pagado por las mías en donde al "karma" se le conoce.

Me enamoré de su alma, del sentimiento de estar cerca de ella, de lo bien que encajábamos al estar juntas.
En esos momentos, eramos dos seres sin un sexo o género definido, no eramos ni hombre ni mujer; sólo esencias, dos almas perdidas que se habían encontrado...  Y nada más. Yo no sabía que ella o yo seríamos mujeres al nacer en esto a lo que se le llama encarnación, eso lo supe bien luego de abrir mi mente a lo que había más allá. Y sé que ella es "ella" y no "él"  por qué la puedo sentir, por que la he soñado y a veces hasta puedo verla si cierro mis ojos.

Vamos a ser claros, ella es la persona que yo debí ser de no haber intercambiado nuestras vidas con ese pacto sagrado que nada lo puede romper, a no ser la muerte y de algún modo estoy conectada a ella pues de aquella dimensión alterna yo conozco la vida que debió ser mía y con ello recreo constantemente cientos de recuerdos sobre cosas que jamás viví y puedo ver los rostros de las personas a las que jamás conocí en carne propia pero sé que ellos son parte de esa vida que debiá ser mía.

Cada día despierto con esta extraña sensación de saber que en OTRA dimensión quizá jamás alteré nada y que vivo la vida que en realidad me pertenecería, en la cual de hecho, soy muy feliz... Pero no es más que una sensación.

Y en cambio, "ella" (con quien hice aquél pacto para intercambiar nuestras vidas), estoy segura de que ni siquiera tiene idea de lo que hicimos, ni de mí, ni de su complicada vida que me dio a cambio de... ¿De qué cosa? No puedo recordar por qué intercambié mi vida por la de ella... Puede que quizá simplemente lo hiciera por amor, o por no querer verla sufrir... Pero eso no me convence del todo, pues siempre he sido un poco egoísta...


Recuerdo que ella me decía que yo era más fuerte y que podría con "todo" lo que se interpusiera en su vida que ahora sería la mía... ¿Todo...? Si sigo aquí es por mera casualidad. Quizá en otra dimensión ya hasta me suicidé. Es una posibilidad.


Hoy estoy dentro de un cuerpo que no me pertenece, viviendo una vida que no es mía, recreando recuerdos que al menos en esta vida jamás viví, pero que en otra dimensión ahora mismo estoy viviendo y día a día estos recuerdos crecen, me duelen y así sin más, me deshacen...




3/3/16

Platónicamente hablando del amor





Le rindo cuentas al tiempo, a los momentos, a mis viejos pensamientos, a esos diálogos internos que no persisten más en mí pero que alguna vez me provocaron algún sentimiento romántico...
Le rindo cuentas a los viejos amores platónicos, esos que con el pasar del tiempo he ido dejando tan atrás que apenas logro recordar como me sentía.
Y sin embargo, pese a mi amnesia, aún recuerdo un poco de cada uno de ellos desde el color de su cabello, de su piel, hasta los lunares que tanto me atraían, y los ojos que me atrapaban efímeramente. Un poco banal el asunto para ser honesta.
Ah... Amor platónico, ese que todos alguna vez hemos tenido; Alguien que superficialmente nos atrae pero que sabemos que por una u otra razón es muy probable que no esté a nuestro alcance. Y es así que nacen de nosotros los vaivenes de miradas y las olas de pensamientos sobre 'esa' persona y el deseo de tenerla cerca, aún y sabiendo que quizá, esa persona no sabe siquiera de nuestra propia existencia y si lo sabe, probablemente no esté en nuestra misma sintonía... Pero sin importar eso, nos aferramos, nos enterramos en el martir vicioso de una atracción inconcedida por esa y sólo esa persona. Y entonces pasan los días, las semanas, quizá incluso hasta meses, y pasa que: o nos aferramos más o simplemente lo dejamos atrás, en el olvido, quizá incluso junto a otros amores no correspondidos. Pero si pasa lo primero, cavamos nuestra propia tumba emocional, pues sabemos que nadamos contra corriente, como un pez en el río... Y si pasa lo segundo, a veces nos equivocamos, creyendo que hemos olvidado completamente a un ex-amor platónico, pues una vez que vuelven a nuestras vidas de algún modo, en nosotros se despierta de nuevo esa extraña sensación. ¿Se puede realmente? Ah... Pero a final de cuentas, resumo esto en que, se puede amar platónicamente a alguien, solamente si de verdad conoces a esa persona, puesto que de lo contrario, solamente te atraería por algo que hace o simplemente por como luce, y disculpenme, pero eso no es amor, eso es simple atracción.



16/1/16

Mortalidad



A veces disfruto de fantasear con la mortalidad, pues sólo así consigo disfrutar más de cada momento, persona o situación en vida, aceptando su mortalidad y la mía, abrazándola y haciendo de cada momento algo único, para que cuando aquello que solía tener ya no esté, al menos pueda decir que siempre lo aprecié...

2/1/16

Amor crónico

Lo que siento por ti no es más que un amor crónico que me está matando porque es tanto, pero tanto que me parte en dos pues no puedo sostener dentro de mí un sentimiento que es tan grande como bello y que a la vez me destruye, pues por ti estoy enferma de amor y más que ser la cura, tú eres completamente la causa...

Absentia

Ya no te siento, tu toque que solía ser tan cálido, hoy se siente como una mano fantasma intentando atravesarme, tratando regresar a aquel lugar donde solías estar, en el pecho, dentro de mi segundero descompuesto el cual te dedicaba cada latido que corría como manecillas apresuradas sobre el tiempo.
Tú salías de mi reloj como un "cucú" a cada hora, indicándome que era momento de recordarte, de pensarte de nuevo, tal como una ciega enamorada y tú me sorprendías cada vez más veces pensándote y no lo sabías pero cada vez descomponías un poco más mi reloj, pues por ti solía ir más rápido o en reversa y yo ni lo sabía, porque contigo el tiempo no existía, contigo podía echar humo por el pecho y no darme cuenta, hasta que un día, mi corazón por el pesar de tu ausencia se detuvo y entonces ya no había más latidos tuyos ni horas dedicadas a pensarte, a recordarte y a quererte un poco más entre cada "cucú" que me salía del pecho... Descompuesto mi reloj latente con el que solía quererte, la ausencia lo vino a convertir en nada más que un artefacto cubierto de polvo y recuerdos bellos  sobre ti.