2/1/16

Absentia

Ya no te siento, tu toque que solía ser tan cálido, hoy se siente como una mano fantasma intentando atravesarme, tratando regresar a aquel lugar donde solías estar, en el pecho, dentro de mi segundero descompuesto el cual te dedicaba cada latido que corría como manecillas apresuradas sobre el tiempo.
Tú salías de mi reloj como un "cucú" a cada hora, indicándome que era momento de recordarte, de pensarte de nuevo, tal como una ciega enamorada y tú me sorprendías cada vez más veces pensándote y no lo sabías pero cada vez descomponías un poco más mi reloj, pues por ti solía ir más rápido o en reversa y yo ni lo sabía, porque contigo el tiempo no existía, contigo podía echar humo por el pecho y no darme cuenta, hasta que un día, mi corazón por el pesar de tu ausencia se detuvo y entonces ya no había más latidos tuyos ni horas dedicadas a pensarte, a recordarte y a quererte un poco más entre cada "cucú" que me salía del pecho... Descompuesto mi reloj latente con el que solía quererte, la ausencia lo vino a convertir en nada más que un artefacto cubierto de polvo y recuerdos bellos  sobre ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario...