26/5/16

Reflejo

Tanto desearía que supieras todo lo que me haces sentir, que vieras lo frágil que me pones, lo poco razonable que me siento, el amor que me provocas, el miedo y la soledad, todo al mismo tiempo. Tanto quisiera que vieras en mí todo lo que yo veo en ti, como un acto de reflejo, como sentarme y mirarte justo frente al espejo, por qué eres todo lo que en mí veo, tan sólo mi llano reflejo, al que tanto amo y miento si te digo que te amo más de lo que yo me amo, más ni así dejas de ser mi principal pensamiento, mi rayo de luna, mi musa, mi bello veneno, mi cura y mi mayor secreto...

24/5/16

Lúcido

Te llevo bajo el manto cálido de mi piel, entre cada rincón de mi ser y cada ángulo, cada comisura.
Me cubres de pies a cabeza y de costilla a costilla con tu esencia. Llevo tu fino perfume dentro de mí, y tu aroma dulce invadiéndome hasta los recuerdos.
Te guardo dentro del pecho, ahí en el corazón, donde nacen los deseos y te meces lento con cada latido que bombea aquí dentro ...
Eres mi sueño lúcido vuelto realidad, mi locura y mi pasión, eres lo que tanto anhelo, lo que amo y lo que deseo, eres mi calma, mi musa, mi más bella serendipia...


13/5/16

Tú eterno


Intenté de todo para olvidarte,
Más no conseguí otra cosa que recordarte.
Yo te llevo entre cada grieta del alma
Y tú estás siempre en mi mente,
donde quiera que me encuentre...
Y sin ti a mi lado, hasta el rastro de mi sombra se siente casi desolado...

Desierto... Mi corazón está tan desierto.
Pues no llueves más en él.
Y yo no soy más que un pobre diablo, de ti enamorado.
Por qué yo te quise, yo te quiero, y te querré...
¿Por siempre? No lo sé.
Sería una condena perpetua tener que olvidarte.
¿Y si no?
Una condena sería igual,
el tener que amarte hasta siempre.
Por qué tú en mí yaces tan eterno,
hasta en el más nimio pensamiento...

12/5/16

Aferrarme a tus brazos

Quisiera desaparecer contigo por un ratito, hacernos nuestros y detener el tiempo entre besos y versos varios.
Me gustaría llevarte lejos, a Madrid, Francia e Italia, viajar en barco de costa a costa y besarte de pies a cabeza, de comisura a comisura.
Quisiera hacerte mío por más tiempo, retenerte sin atarte, tocarte sin quemarte.
Quisiera hacer contigo el amor, la felicidad y nuestra historia, quisiera que nunca más te fueras y que fuera tuya por más capítulos y que nuestros capítulos no se acabasen nunca, por que te quiero y por que me quieres, y hoy nada me resta mas que mecerme entre tus brazos al compás de una canción de amor.

11/5/16

Si hoy me fuera, y encontrarás mi último rastro escrito en una carta de adiós sobre la almohada, ¿Saldrías a buscarme...? ¿Aunque la lluvia no cesara, aunque no supieras ni a donde me fui, tú me seguirías a donde quiera que estuviera? Aunque te negaras a perderme, aunque al cielo le rogaras que yo regrese, aún y sabiendo que todo sería nada más que en vano ¿... Esperarías por mí?

... Por qué veces me pregunto lo lejos que por amor se puede llegar. Me pregunto si tu amor entero podría cruzar cada brote sobre la carretera, el granizo histérico de invierno, las tormentas efímeras de verano, las noches de soledad en tu cuarto...
Me pregunto si tus ojitos negros serían capaces de olvidar mi rostro, si a caso tus labios podrían extrañar o no el calor de los míos. Me pregunto si te olvidarías de cada lunar, cada marca de mi cuerpo, cada manía o cada suspiro por el que siempre me preguntas si algo pasa. Yo, tan sólo me pregunto... Si decidiera irme, así sin avisar, algún día, ¿Vendrías a buscarme? Aunque me fuera a un bosque o a un campo lleno de flores, aunque me fuera sólo a mi casa... Por que pienso, que yo te seguiría, si de verdad tú me quieres, yo te seguiría, y si me extrañarás, hasta a ti iría, aunque estuvieras al otro lado de la cama, aunque fuera sólo a unos pasos más, aunque fuera a unos cuantos centímetros de tocar nuestra piel... Yo por ti, a donde fuera iría...


3/5/16

Fruto de la discordia 01 09 11

Lo que tú y yo fuimos, no fue más que un secreto, una tregua entre dos almas que ya pertenecían a otra y sin embargo nos queríamos el uno con el otro, más ninguno se atrevió nunca a decir nada. Mis vagos deseos de besar tus labios, de lamerlos y morderlos, me hormigueaban la conciencia, por desearte a ti, teniendo ya otros labios que besar. Tensión sexual. Fuiste el fruto de la discordia al que nunca pude llegar a tocar más que en mis crueles fantasías y mis sueños vagabundos. Te deseé, me deseaste, y nada nos ocurrió nunca, aunque así lo quisimos...
Tú, un hombre petulante de lengua larga, tan listo como el mismísimo Diablo, me seduciste aún y careciendo de un rostro o cualidades del todo presumibles.
Tu voz. Oigo tu voz, y aun recuerdo su timbre y las cosas que me decías, lo diminuta que me sentía entre tus brazos. Y te deseaba, ¡Dios! Es que tanto te deseaba pero no me atrevía jamás a decir nada y prefería aferrarme a otros brazos, a otros labios que sin más, algún día me abandonarían, del mismo modo que tú lo hiciste cuando yo te alejaba de mí, de mi boca, de mis brazos, de mis deseos, ¡De todo yo te alejaba! ... Y no te quería, es que nunca te quise, y sin embargo, te deseaba, tanto, tanto te deseaba... Qué aún hoy guardo y resguardo el único tesoro que me diste, que si algún día lo recuerdas, sabrás que de ti hablo entre estas claras líneas, "Por que no hay mejor guardián que las palabras..." ¿Lo recuerdas...?