17/3/17

Serendipia parte II

Te he amado en tu estado más lúcido y más bello, te he querido incluso en tus peores relieves y he aprendido a suavizarlos con el tiempo, a recorrerlos y caminar juntos por el sendero de lo que solemos llamar “nuestro”. Te he aceptado y te he querido más de la cuenta, más de lo que quiza uno deba, por el simple hecho de que no puedo evitar lo que por ti  siento.
Me haces tan tuya con la simple forma en la que recorres mi piel con la punta de tus dedos y me besas con la mirada aún cuando yo no te veo.
Te he querido desde el primer beso, nuestra primera vez, desde nuestro primer todo. Supe que contigo lo que probaría sería un amor tan distinto, unos labios mas dulces, los “te quiero” más sinceros.
Supe que te quería desde ese momento en el que compartimos nuestro primer café juntos, nuestros primeros poemas, nuestros primeros secretos.
Contigo he aprendido que uno siempre recibe lo que termina dando, que mirar tus ojos me complace más que mirar la noche estrellada allá afuera. Qué contigo una simple cena se transforma en la cita perfecta, en el dueto perfecto, pues contigo la perfección encarnada es lo que yo vivo a diario.
Eres eso que siempre quise y que sin buscarlo un día apareció. Serendipia, serendipia, tú eres mi serendipia, la perfección en su más puro resplendor…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escríbeme un mensaje, verso o comentario aquí.