31/7/17

Ángel



Escuché tu voz en mi interior tintineando como una campana, pidiéndome que te acogiera entre mis brazos, que te limpiara esas lágrimas derramadas. Escuché tu timbre que como el tono de un ángel me llamaba a seguirlo de ida y vuelta al cielo y el infierno. Te sentí ardiendo tan dentro de mi ser que cuando por fin pude darme cuenta, tú ya estabas en mí, rasgando las paredes de mi interior, pidiéndome que te dejara salir, pero no puedo, tú ya estás tan dentro de mí, resguardado entre este mar de sentimientos y cerca de todo lo que más quiero.
Eres el ángel que cuida de mí cuando me siento lejos, eres el guardián que vela entre mis sueños y me abraza por las madrugadas cuando mi corazón se acelera. No quiero dejarte salir de este corazón necio, no quiero dejarte escapar, tienes unas alas tan hermosas, déjame tocarlas, déjame sentirte, quiero tenerte siempre. Yo soy tuya, irremediablemente tuya, mi dulce ángel que me llena de ternura, mi luz en medio de la gran penumbra...